Caratube Oil Company y su principal accionista, Devincci Hourani, presentan una solicitud de arbitraje ante el CIADI reclamando una compensación superior a los Mil Millones USD por expropiación contra la República de Kazajistán

18 Jun, 2013, 21:41 BST de Derains & Gharavi

PARIS, June 18, 2013 /PRNewswire/ --

La compañía kazaja Caratube International Oil Company LLP (Caratube) y el ciudadano estadounidense Devincci Hourani (Khorani) (propietario del 92% de las acciones de Caratube), presentaron el 5 de Junio del 2013 una solicitud de arbitraje contra la República de Kazajstán ante el Centro de Arbitraje del Banco Mundial, CIADI, reclamando más de mil millones de dólares US por daños y perjuicios.  

La solicitud de arbitraje ha sido presentada como consecuencia de la expropiación de los activos pertenecientes a la familia Hourani, entre los cuales se encuentra la compañía Caratube, por la Republica de Kazajstán desde al año 2007.  Hasta la fecha de la expropiación llevada a cabo ilegalmente, Caratube era titular de los derechos de exploración y producción de una gran cantidad de hidrocarburos. Dichos derechos fueron confirmados durante su administración en el terreno de Caratube ubicado en el Distrito de Baiganin, Aktobe - Oblast en la República de Kazajstán, de conformidad con el contrato concluido el 27 de mayo del 2002 con el Ministerio de Energía y Recursos Minerales de la República de Kazajstán..  

Caratube y Devincci Hourani afirman que la expropiación de sus derechos fue ilegal y que en realidad es un daño colateral de la disputa existente entre el Presidente de Kazajstán y su cuñado, Rakhat Aliyev

La familia Hourani, relacionada con Aliyev en razón del matrimonio entre Issam Hourani (Khorani) y la hermana de Aliyev, afirma que ella fue simplemente asociada con el Señor Aliyev. Como resultado, la familia Hourani y sus activos, los cuales incluían un imperio consistente en acciones en medios de comunicación, asociaciones en el sector farmacéutico, de petróleo y gas y participación en una aerolínea y un negocio de crianza de aves de corral, se convirtieron en el objetivo del gobierno kazajo. La familia estuvo sometida a asaltos, persecución criminal, expropiación de sus activos sin compensación, y finalmente sus miembros se vieron obligados a huir del país. 

La familia Hourani ha sido igualmente objeto de difamación, acoso e intimidación en terceros países, incluida la República del Líbano, por parte de las autoridades kazajas quienes, aduciendo falsos cargos y aprovechando en indebida forma los procedimientos de la Interpol, tratan de disuadir la Familia Hourani de iniciar acción alguna ante tribunales internacionales para obtener compensación por la expropiación de sus activos.  

Como el Doctor Hamid G. Gharavi, quien actúa en calidad de representante de Caratube, así como de los Señores Issam HouraniDevincci Hourani y de la familia Hourani en diferentes procesos pendientes o a punto de iniciarse lo explica, las demandas de Caratube y/o su accionista mayoritario Devincci Hourani serán analizadas en el fondo ya que el nuevo arbitraje se ha iniciado bajo tres instrumentos legales independientes, a saber: la ley de inversión extranjera de Kazajstán, el tratado de inversión bilateral concluido entre Kazajstán y EE.UU. y el contrato de exploración y producción de petróleo celebrado entre Caratube y el Ministerio de Energía y Recursos Minerales de la República de Kazajstán.

Caratube es solo uno de los muchos arbitrajes pendientes o a punto de iniciarse por los Hourani y otros parientes en contra de la República de Kazajstán.

El Doctor Gharavi señala que los Tribunales ICSID ya han hecho declarado a Kazajstán responsable de apoderamientos similares, como en el caso Rumeli & Telsim contra Kazajstán, donde la República fue condenada a pagar la suma de 170 millones USD más intereses por la expropiación de Kar-Tel, propiedad de inversores turcos, el cual constituía en ese momento el segundo mayor operador móvil en Kazajstán.

Issam HouraniDevincci Hourani y el resto de la familia Hourani son empresarios sin implicación alguna en la política kazaja. Ellos simplemente buscan justicia, es decir, obtener compensación por los activos expropiados y poder preservar su reputación.  

FUENTE Derains & Gharavi