Crisis de la gripe aviar: actualización económica de BMO Nesbitt Burns

14 Mar, 2006, 08:57 GMT de BMO Financial Group and BMO Nesbitt Burns

TORONTO, Canadá, March 13 /PRNewswire/ --

- La infección humana es aún limitada pero la falta de preparación y planificación podría resultar devastadora

La gripe aviar está propagándose rápidamente en la población de aves, pero es aún muy difícil que los humanos se infecten.

Según la doctora Sherry Cooper, responsable económico de BMO Nesbitt Burns, hay una importante cantidad de información errónea desencadenando miedo y costes económicos innecesarios. La infección humana requiere una exposición directa a las aves enfermas o muertas. La probabilidad aumenta en zonas donde las aves de corral viven en contacto directo con las personas, normalmente en partes de Asia, África y Oriente Medio. Si una pandemia humana del H5N1 fuera a ocurrir, sería en los países del mundo en vías de desarrollo, antes que en Europa o Norteamérica.

En su informe titulado La crisis de la gripe aviar: una visión económica, la doctora Cooper explica que, a diferencia de otros desastres naturales o del terrorismo, las pandemias son largas y profundas, de forma que la pérdida económica neta es importante y extendida. Según ella, una pandemia de gripe aviar podría provocar efectos considerables sobre el suministro y la demanda. Un absentismo a gran escala y la interrupción comercial dominarían el efecto secundario del suministro, por lo que el distanciamiento social y el temor aumentarían la demanda de productos esenciales, como los alimentos no perecederos, agua, suministros médicos y servicios de salud, pero reducirían la demanda de todo lo demás.

Los sistemas globales de cuidado de la salud se quedarán sin capacidad quirúrgica. Se podrían producir carencias de equipamiento médico básico, suministro y personal. También podría sufrirse una interrupción prolongada del suministro eléctrico y de las instalaciones, además de las interrupciones de los servicios gubernamentales. La preparación es la clave para gestionar este tipo de debilitación, según comentó la doctora Cooper.

"El gobierno, los negocios, las personas y los responsables de la salud deberán redefinirse y desarrollarse de forma continuada, además de disponer de los planes de preparación y de las pruebas y repetición de pruebas, además de revisarlas mientras que se produzcan los cambios de situación", indicó.

El modelo económico de la doctora Cooper explicó que las interdependencias globales económicas y la importancia de China en los mercados de los bienes de consume y en las exportaciones de los bienes de bajo precio aumentaron el potencial de la interrupción económica de las pandemias humanas. De este modo se consiguió el prodigioso volumen de comercio y viajes a nivel internacional. Las cadenas de suministro ahora son de carácter global, y los inventarios se han gestionado en un momento concreto. La doctora Cooper sugiere que la reducción económica paulatina de Asia que se podría producir como resultado de la pandemia podría reducir de forma considerable la demanda de bienes de consumo y de materiales industriales, reduciendo los indicativos de los precios de consumo. Esto podría tener un impacto negativo en los países productores de bienes de consumo, como Canadá.

Las personas no pueden contraer H5N1 en caso de ingerir pollo cocinado, ni tampoco si comen productos fabricados con aves. De todas formas, y según la doctora Cooper, la industria avícola ya se está viendo afectada, sobre todo en Europa. Los efectos de este golpe se manifestarán en las industrias, incluyendo los criadores de aves, procesamiento de aves, tiendas de venta de aves y restaurantes, sobre todo los especializados en pollería. En EE.UU., la industria relacionada con el pollo tiene un valor de 30.000 millones de dólares, y ya ha experimentado una caída, ya que las exportaciones han descendido un 28% durante el mes de diciembre, y están preocupados de que en las próximas fechas el descenso sea aún mayor.

Además de la industria de la pollería y sus antiguos negocios, las pérdidas inmediatas también serán el turismo, viajes y el sector del transporte, la industria del hospedaje, el transporte público, las aseguradoras de vida y salud, los cines, casinos, instalaciones deportivas, deportes de espectadores, instalaciones religiosas, centros de convención, restaurantes, minoristas de bienes no esenciales y proveedores de servicios no esenciales o los que pudieran propagar la enfermedad de forma directa, como los dentistas y los peluqueros.

El modelo de crecimiento económico de la doctora Cooper predice que una pandemia leve reduciría el PNB global anual en 2 puntos de porcentaje en lo que podría ser. Una pandemia severa, similar a la de la gripe española de 1981, reduciría el crecimiento global del PNB en 6 puntos de porcentaje (otra vez, frente a las tasas de crecimiento prevalentes). Considera los resultados como una estimación global "de baja tasación", ya que el modelo económico asume que todos los países recibirán el mismo impacto. Y lo que es más importante, el número de países que sufren más que los EE.UU. será probablemente superior al del número de países con mayor valoración, pero incluso estas estimaciones son inciertas.

Si se produjera una tormenta de citoquina (como en el virus severo de la gripe de 1918), cuando el sistema inmune atacó no sólo al virus, sino que dañó los órganos internos y los tejidos, las mujeres embarazadas y las personas de entre 15 y 40 años sufrieron la tasa de mayor mortandad. La doctora Cooper indicó que muchos expertos sugirieron que los modernos sistemas de salud no podrían tratar los casos agudos de las tormentas de citoquina de forma más eficaz que en comparación a los tratamientos del año 1918, incluso a pesar de utilizar las modernas unidades de tratamiento intensivo completamente equipadas. "El grupo que se vería más afectado serían los jóvenes, sobre todo los miembros más productivos y reproductivos de la población", comentó la doctora Cooper. Esto podría suponer un impacto duradero gracias a la reducción de las tasas de nacimiento y en la población adulta, exacerbando los malos resultados económicos durante los próximos años, y aumentando la ya de por sí excesiva demanda de pensiones y de sistemas de cuidado de la salud. Nadie puede predecir de forma segura las características de un virus mutado particular, que podría ser la causa de una pandemia o de cómo estas características podrían desarrollarse según avance el tiempo. "Es importante saber que, a pesar de la severidad de la pandemia, aproximadamente el 99% de la población mundial sobrevivirá, por lo que los viajes y el comercio recomenzarían con su actividad económica", indicó la doctora Cooper.

El informe completo está disponible en: http://www.bmonesbittburns.com/economics/reports/20060313/report.pdf

BMO Nesbitt Burns es una importante firma de inversiones que ofrece un servicio complete empresarial, institucional y gubernamental de acceso a los clientes a un amplio abanico de productos y servicios, incluyendo las inversiones y banca empresarial, servicios de tesorería, gestión de riesgo de mercado, inversión institucional y alcance. BMO Nesbitt Burns es miembro de BMO Financial Group (TSX, NYSE: BMO). Si desea más información visite www.bmonb.com.

Las imágenes archivadas de la organización pueden buscarse en CNW Photo Archive de la página web http://photos.newswire.ca. Las imágenes son gratuitas para los medios acreditados.

FUENTE BMO Financial Group and BMO Nesbitt Burns