El "Consenso Global" reconoce la importancia de los líderes religiosos en la lucha contra el extremismo violento

09 Nov, 2015, 15:31 GMT de KAICIID

MADRID, 9 de noviembre de 2015 /PRNewswire/ -- El "Consenso Global" sobre la prevención y lucha contra el extremismo violento, alcanzado el 28 de octubre por expertos de alto nivel y legisladores provenientes de todas partes del mundo, incluye un apartado sobre la importancia de los líderes religiosos en los esfuerzos por poner fin a este flagelo actual. El documento reconoce que "la religión puede ser una fuerza para el bien" y que los líderes religiosos tienen la responsabilidad de servir de modelo, de promover el diálogo interreligioso y de involucrar a los jóvenes marginados.

El "Consenso Global" insta a los educadores religiosos a "ofrecer a las personas bases firmes, no solamente sobre sus propias tradiciones religiosas, sino también sobre los valores humanos universales y la tolerancia". El documento sostiene que, cuando los educadores religiosos no promueven la tolerancia intrarreligiosa e interreligiosa, están contribuyendo a crear "mentalidades radicales e intolerantes en las que resuenan las ideologías extremistas".

El "Consenso Global" es el principal resultado de la conferencia "Madrid+10: Diálogo Político sobre la Prevención y Lucha contra el Extremismo Violento", que reunió en Madrid a más de 250 expertos de alto nivel y responsables políticos de todo el mundo del 27 al 28 de octubre de 2015. El Centro Internacional de Diálogo (KAICIID), juntamente con la Comisión Europea, el Departamento de Estado de los Estados Unidos y el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de España, entre otros socios, apoyaron esta reunión de dos días organizada por el Club de Madrid y el Centro Internacional de Estudios sobre Radicalización (ICSR) del King's College de Londres.

En la plenaria inaugural sobre nuevos enfoques sobre la prevención del extremismo violento, el Secretario General del KAICIID, Faisal Bin Muaammar, exhortó a los participantes a incluir a líderes religiosos en los procesos de consolidación de la paz y a utilizar el diálogo para poner fin a la violencia en nombre de la religión. "El diálogo es una de las mejores herramientas para resolver problemas, y no es una herramienta costosa", manifestó. El Secretario General hizo énfasis en la necesidad de unir fuerzas en el ámbito internacional para luchar contra la radicalización. Asimismo, instó a los responsables políticos a dar respuesta a las causas fundamentales del extremismo: "Hemos escogido utilizar soluciones militares, pero la sangre solo trae más sangre".

El Centro contribuyó al "Consenso Global" mediante la participación de sus expertos en los Grupos de Trabajo sobre "Fe y Valores" y "Política e Identidad". El Embajador Álvaro Albacete, Secretario General Adjunto para Asuntos Exteriores del KAICIID, y el Profesor Mohammed Abu-Nimer, Asesor Sénior, aportaron y discutieron propuestas que luego se reflejaron en el documento, como son la importancia del diálogo interreligioso y el papel de los líderes religiosos. El "Consenso Global" puede ser suscrito ahora por ciudadanos de todas partes del mundo y ser utilizado por países y grupos de la sociedad civil como punto de referencia y orientación confiable para la prevención y lucha contra el extremismo violento.

Durante el Madrid+10, el Centro dirigió dos talleres sobre consolidación de la paz a través del diálogo interreligioso. Los talleres incluyeron entrevistas con el ex Primer Ministro noruego, Magne Bondevik, y con los ex Presidentes de Albania, Rexhep Meidani, y de Uruguay, Luis Alberto Lacalle, sobre el papel de los líderes religiosos en los esfuerzos de consolidación de la paz. Las sesiones, centradas en la República Centroafricana e Iraq y Siria, reunieron a responsables políticos y líderes religiosos de esos países para discutir sobre sus contribuciones a la prevención y resolución de conflictos.

Durante la conferencia, muchos oradores hicieron referencia a la importancia del diálogo en la lucha contra el extremismo violento. El Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación de España, José Manuel García Margallo, abordó la necesidad de trabajar desde frentes diversos, entre ellos el del diálogo interreligioso e intercultural y, más específicamente, hizo referencia al trabajo del KAICIID. Manuela Carmena, Alcadesa de Madrid, señaló: "Siempre hay que tener esperanza en el diálogo, porque esto es lo que nos va a permitir que haya personas educadas para la paz".

Otros destacados ponentes abogaron por la inclusión de actores no tradicionales en los esfuerzos contra el extremismo. El Rey Felipe VI de España instó a la inclusión de los jóvenes, las mujeres y la sociedad civil. "Los medios militares solos no son suficientes. Se impone la necesidad de una estrategia que incluya medidas no convencionales", dijo. El Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, se dirigió a los líderes religiosos: "Os pido que seáis valientes y hagáis vuestro trabajo. Cuando vuestros seguidores utilizan la religión de forma equivocada, vosotros debéis alzar vuestra voz". Jorge Fernández Díaz, Ministro del Interior de España, también urgió "a trabajar con las comunidades religiosas, pues solo desde las bases se puede contrarrestar la radicalización violenta".

Sobre el KAICIID

El Centro Internacional de Diálogo es una organización intergubernamental que utiliza el diálogo para consolidar la paz en áreas en conflicto. Los estados fundadores del Centro son Austria, Arabia Saudí y España. La Santa Sede es el Observador Fundador. Nueve destacados representantes de las cinco principales religiones del mundo conforman su Junta Directiva. La Junta diseña y supervisa los programas del Centro.

Sobre el Club de Madrid

El Club de Madrid es una organización independiente sin fines de lucro compuesta por más de 100 expresidentes y primeros ministros democráticamente elegidos en más de 70 países. El Club de Madrid responde a una creciente demanda de apoyo para hacer frente a una serie de desafíos en materia de gobernanza democrática, proporcionando la experiencia y el valioso liderazgo de sus miembros.

Sobre el ICSR

La misión del ICSR es unir conocimiento y liderazgo. A través de la producción de investigación rigurosa y de calidad, nuestro objetivo es educar a la opinión pública y ayudar a los responsables políticos y tomadores de decisión para encontrar las soluciones más inteligentes a la hora de afrontar el reto de la radicalización y la violencia política.

FUENTE KAICIID