El EISS confirma la llegada de la temporada de gripe

25 Ene, 2007, 09:02 GMT de European Influenza Surveillance Scheme (EISS)

UTRECHT, Países Bajos, January 25 /PRNewswire/ --

- Se requiere una respuesta rápida en cuanto a salud pública

Es oficial: la temporada de gripe de este año ha comenzado, ha confirmado hoy el Índice Europeo de Vigilancia de la Gripe (EISS). Actualmente hay una mayor actividad de la gripe registrada en cinco países: Grecia, Países Bajos, Irlanda del Norte, España y Suiza, y esto ha estado acompañado por aumentos en los casos de gripe confirmados en laboratorio. Este aumento en la actividad señala el comienzo de la temporada de gripe y, según datos históricos, la actividad de la gripe aumentará en muchos más países en las próximas semanas.

Los casos confirmados en laboratorio de muestras de población en Europa han aumentado desde menos de 100 a la semana hasta la semana 50 de 2006 a más de 350 por semana en la semana 2 de 2007 y se prevé que el pico entre 1.000 y 2.000 casos afecte a más países. La mayoría de las detecciones del virus de la gripe en Europa se registraron en Inglaterra, Francia, Grecia, Noruega, Escocia, España, Suecia y Suiza, y en la mayoría de los otros países europeos los virus de la gripe se han detectado en menor número.

El profesor Koos van der Velden, presidente de EISS, comentó: "La gripe emerge y se expande rápidamente, de forma que es vital llevar a cabo una actuación rápida. La clave para una respuesta rápida es la vigilancia precisa y rápida. Los datos de la red EISS nos permiten localizar la gripe en Europa, incluyendo el patrón y velocidad de su propagación y la cepa del virus predominante. Podemos entonces alertar a los profesionales sanitarios y pacientes para facilitar el diagnóstico rápido y el tratamiento y minimizar el impacto potencial de la temporada".

La temporada de este año (2006-2007) comienza unas dos semanas antes que la del año pasado (2005-2006), que presentó los niveles más altos de virus de la gripe en Europa desde mediados de febrero a últimos de abril[x]. Y, a diferencia del último año cuando la gripe B fue el virus dominante en Europa, los casos de este año hasta la fecha han sido principalmente de la cepa H3 del virus de la gripe A más virulento. Los estudios han demostrado que hay una mortalidad más alta asociada con el virus H3 de la gripe A en comparación con el virus de la gripe B[1].

La gripe es muy contagiosa y se propaga con rapidez mediante tos y estornudos de personas que ya portan el virus[2]. La gripe afecta a aproximadamente una de cada 10 personas del mundo cada año[3], creando demandas significativas de recursos sanitarios y escalando los costes debido a los aumentos en las consultas de atención primaria, hospitalizaciones, complicaciones clínicas, tratamiento farmacológico y baja laboral [4],[5],[6],[7]. Durante una temporada anual, o epidemia, el número de muertes a causa de la gripe y sus complicaciones pueden ser de más de 500.000 personas en todo el mundo cada año[8].

La red EISS recibe datos de 30 países miembros en Europa que analizan la actividad clínica, propagación geográfica y tipos de virus. Esta información es recogida por un informe de seguimiento semanal disponible a través del sitio web y se carga en un mapa de la gripe en la página de inicio. Los datos nacionales están disponibles en todos los países que han registrado actualizaciones semanales. El suministro de información de vigilancia rápida es vital para permitir a las autoridades y profesionales sanitarios responder adecuadamente.

"Está muy bien poder disponer de los sistemas de salud pública correctos, ya sean para la gripe de temporada o pandémica, pero su eficacia se basa en disponer a tiempo de la información y de la capacidad de establecer con rapidez un plan cuando sea necesario. Instamos a cada uno de los médicos a disfrutar de la ventaja de los amplios recursos, y asegurarse de que disponen de los sistemas contra la gripe con un seguimiento al minuto de los datos disponibles", afirmó el profesor van der Velden.

Los efectos de la gripe son debilitadores, dejando a las personas sin poder realizar sus actividades habituales y su recuperación puede requerir hasta dos semanas. Cualquiera puede contraer la gripe, que puede ser especialmente grave para las personas mayores, niños y personas con determinadas enfermedades médicas (comúnmente definidas como personas de alto riesgo). Los síntomas más comunes de la gripe son la aparición repentina de fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular y tos seca[1].

Para reducir el riesgo de infección, especialmente las personas de alto riesgo deben vacunarse contra la gripe lo antes posible en la temporada. Ahora que ha comenzado la temporada, las personas deberían tomar precauciones sanitarias generales, cuando sea posible, y las personas que padecen gripe deberían evitar el contacto con otros. Para ayudar a prevenir la infección o reducir la gravedad y duración de la infección, hay disponibles medicamentos antivirales bajo prescripción y son más efectivos los que se comienzan a tomar desde el principio que los que se toman durante el transcurso de la enfermedad.

"La velocidad es la clave en los tratamientos contra la gripe", afirmó el profesor van der Velden. "Actuar con rapidez es crucial, tanto para las autoridades sanitarias como para las personas en general. La gripe es rápida, así que para vencerla es necesario ser también muy rápido".

Este comunicado cuenta con la ayuda de Roche para el avance y apoyo de las iniciativas médicas, científicas y de pacientes.

Notas a los redactores:

Acerca de la influenza

La influenza, llamada comúnmente "gripe", es una enfermedad respiratoria aguda que afecta a las partes superiores y/o inferiores del tracto respiratorio y que es causada por el virus de la influenza. Existen tres tipos de virus de la influenza: A, B y C[9]. Los subtipos de los virus de la influenza A y B son clasificados como "variantes", que son variaciones de los virus causadas por una mutación. Cuando surge una nueva variante de virus de influenza en humanos, la protección con anticuerpos desarrollada después de la infección o de la vacunación contra una variante anterior es posible que no sirva para proteger contra la nueva variante[10]. La influenza de temporada se suele dar en los meses de otoño e invierno, y normalmente sus picos más altos se dan entre diciembre y marzo en el hemisferio norte[11].

Acerca del EISS

El Índice Europeo de Vigilancia de la Gripe (EISS), creado en 1996, es un sistema de vigilancia europeo moderno y eficaz que recolecta datos de alta calidad, combinando la información epidemiológica y virológica. La misión del EISS se basa en contribuir a la reducción de la morbidad y mortalidad de la gripe en Europa.

La propagación de las variantes del virus de la gripe y de su impacto en Europa son controlados por el EISS en colaboración con el WHO Collaborating Centre de Londres (Reino Unido) y el European Centre for Disease Prevention and Control de Estocolmo (Suecia).

[x] Consulte el índice inferior para conseguir la información gráfica sobre la temporada de la gripe de este año en comparación con el año anterior:

http://www.eiss.org/cgi-files/figures2002.cgi?year=2007&week=2&region=Eur ope&type=v

Entre los principales servicios gestionados por EISS están:

- Informes semanales de vigilancia de todos los 30 países miembro (26 estados miembros de la UE, Noruega, Suiza, Serbia y Ucrania), presentados por unos 13.500 médicos informadores y 38 laboratorios nacionales de referencia, que cubren a una población total de más de 480 millones de habitantes.

- Mapas de vigilancia de la gripe de Europa. (NB. Al seleccionar en el mapa un país específico se mostrará el enlace correspondiente de la autoridad nacional dedicada a la vigilancia).

- Un informe semanal de vigilancia, mostrado en la página web y distribuido a los suscriptores a las 12pm cada viernes, que muestra las últimas novedades sobre:

- Tasas de consulta - Propagación geográfica e intensidad

- Tendencias históricas de tiempo - Tipos de virus y variantes dominantes

- Base de datos del mapeo de investigación de las tendencias de la gripe en los últimos 10 años, disponible a través de la página web. Los datos incluyen los mapas y las representaciones gráficas de todos los países estudiados.

Visite la página web del EISS en www.eiss.org para conocer más información.

Referencias

[1] Thompson et al JAMA January 8 Vol 289(2):179-186. Mortality associated with influenza and respiratory syncytial virus in the US.

[2] Department of Health, Centres for Disease Control and Prevention, Flu Facts, 2006. http://www.cdc.gov/flu/keyfacts.htm

[3] European Influenza Surveillance Scheme, Influenza Factsheet. Accessed 11 January 2007

[4] Meier CR, Napalkov PN et al. Population based study on incidence risk factors, clinical complications and drug utilisation associated with influenza in the United Kingdom. European J Clinical Microbiological Infectious Disease 2000; 19: 834-842

[5] Fleming DM. The impact of three influenza epidemics on primary care in England and Wales, PharmacoEconomics 1996; 9 (suppl.3)

[6] Barker. WHO, impact of epidemic type A influenza in a defined adult population. American Journal of Epidemiology 1980; 112 (6)

[7] Keech M et al. The impact of influenza and influenza like illness on productivity and healthcare resource utilization in a working population. Occup Med (Lond). 1998;48(2):85-90

[8] WHO Factsheet 211. Revised March 2003. Accessed 11 January 2007

[9] Department of Health `Immunisation Against Infectious Disease (The Green Book), Third edition'. Chapter 19: Influenza. London. The Stationery Office December 2006 http://www.dh.gov.uk/assetRoot/04/14/17/61/04141761.pdf

[10] Centers for Disease Control and Prevention, Influenza (flu) http://www.cdc.gov/flu/avian/gen-info/flu-viruses.htm

[11] Health Protection Agency `Frequently asked questions on influenza' Reviewed on 12 December 2005

http://www.hpa.org.uk/infections/topics_az/influenza/seasonal/flufaq.htm

FUENTE European Influenza Surveillance Scheme (EISS)