El Instituto del Vino de California distingue el acuerdo alcanzado entre UE-EE.UU. como un paso positivo para el mercado internacional del vino

22 Dic, 2005, 20:56 GMT de Wine Institute

SAN FRANCISCO, December 22 /PRNewswire/ -- Los miembros del Instituto del Vino de California han emitido hoy un comunicado en apoyo del acuerdo comercial UE-EE.UU. para el vino, aprobado el 20 de diciembre, distinguiéndolo como un paso adelante muy positivo para la expansión del mercado vitivinícola internacional, que se adapta a los gustos y a las necesidades cambiantes del consumidor.

En líneas generales, el acuerdo comercial entre UE-EE.UU. para el vino resulta beneficioso para la UE, pues potencia la protección de las marcas europeas existentes en el mercado y salvaguarda el principal mercado europeo, que son los Estados Unidos.

Para los EE.UU., el acuerdo proporciona un reconocimiento total a las prácticas vitivinícolas norteamericanas, algunas de las cuales solían ser objeto de renovación regular por parte de la UE. Los EE.UU. continuarán aceptando las prácticas productoras de vino de la UE, aunque no se acepten para los productores norteamericanos. Por ejemplo, la adición de azúcar, está prohibida en California.

El Instituto del Vino de California reprueba la información errónea según la cual las prácticas productoras de vino de los Estados Unidos comprometen la calidad del producto porque los métodos no se avienen a las prácticas establecidas en ciertos países europeos. Joseph Rollo, Director Internacional del Instituto del Vino de California, afirma: "Las bodegas norteamericanas producen vinos de alta calidad que satisfacen una gran variedad de medios de distribución destinados a los gustos y preferencias del consumidor, así como a la consecución de precios preferentes por medio del uso de prácticas aprobadas y utilizadas ampliamente en el mundo del vino".

En general, las prácticas productoras de todo el mundo difieren unas de otras según la climatología, la tradición y las necesidades de cada productor de elaborar vinos artesanales destinados a un mercado de consumidores entendido y dinámico. La mayor parte de las prácticas productoras de vino que se encuentran incluidas en este acuerdo ya están permitidas para los vinos importados a Europa procedentes de países como Australia, Canadá, Chile y Sudáfrica, que mantienen acuerdos con Europa. Además, estas prácticas han sido utilizadas por los productores norteamericanos para aquellos vinos vendidos a la Unión Europea en virtud del procedimiento de renovación previo.

Blanco de las críticas de aquellos que se oponen al acuerdo son las prácticas productoras de adición de agua y el uso de astillas de roble, y manifiestan que el acuerdo tendrá como resultado un aguado del vino. Las normas sobre este tema son, básicamente, las mismas en la Unión Europea que en los Estados Unidos, y no existe una base sólida para sospechar que no se están siguiendo. El uso de astillas de madera es una práctica totalmente legal y frecuente, y ha sido considerada como una práctica productora aceptable por la OIV, organización internacional que incluye a muchos países productores de la Unión Europea, entre ellos, Alemania.

El Instituto del Vino (de California), con su oficina central en San Francisco y delegación europea en los Países Bajos, es un organismo consultor público y una asociación comercial de exportación que incluye 886 bodegas californianas y otros negocios relacionados. El Instituto del Vino fue fundado en 1934 y sus miembros producen un 85 % de la producción norteamericana total.

Página web: http://www.wineinstitute.org

FUENTE Wine Institute