Guilford anuncia la conclusión de un estudio clínico sobre NIL-A en enfermos de Parkinson

27 Jul, 2001, 12:49 BST de Guilford Pharmaceuticals

  • Se trata de la primera evaluación clínica de la incidencia de los ligandos de neuroinmunofilina en la enfermedad de Parkinson

Baltimore, Maryland - Guilford Pharmaceuticals Inc. (Nasdaq: GLFD) ha anunciado hoy que Amgen Inc. ha completado un estudio clínico de segunda fase sobre la incidencia de NIL-A, el ligando de neuroinmunofilina cuya licencia vendió Guilford a Amgen, en pacientes con enfermedad de Parkinson. Esta prueba supone la primera evaluación clínica de la incidencia de un ligando de neuroinmunofilina en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson.

La prueba clínica realizada por Amgen consistió en un estudio de fase dos aleatorio, doble ciego y controlado por placebo para analizar la seguridad, farmacocinética y eficacia de NIL-A en pacientes con enfermedad de Parkinson en grado bajo y moderado.

Los estudios clínicos de segunda fase se realizan habitualmente para ampliar los datos sobre seguridad obtenidos en las pruebas de primera fase, determinar un régimen de dosis adecuado para futuras pruebas clínicas y evaluar la eficacia potencial del fármaco en una población de pacientes previamente definida. La evaluación de la eficacia se centra en determinar las ventajas clínicas del nuevo tratamiento, en caso de que las haya, en si todos los pacientes o algún subgrupo. Las pruebas de segunda fase sirven generalmente para explorar varias posibilidades de tratamiento o para elaborar hipótesis. Las evidencias de confirmación, acumuladas en las pruebas de tercera fase, son necesarias para poder extraer conclusiones finales acerca de la seguridad y eficacia de un nuevo medicamento.

En los 42 centros médicos participantes en la prueba de fase dos sobre NIL-A, los pacientes fueron analizados cuidadosamente para determinar sus posibilidades de entrar en el estudio. Todos los pacientes que aceptaron participar en la prueba lo hicieron voluntariamente. Todos los pacientes fueron sometidos a un examen riguroso, incluyendo pruebas neurológicas, para determinar el grado de su enfermedad y todos los medicamentos que habían tomado. Para poder participar en el estudio, los pacientes debían haber sido tratados óptimamente con medicamentos contra el Parkinson y presentar síntomas clínicos estables. Una vez completada la evaluación final, los pacientes fueron asignados aleatoriamente a los distintos grupos que recibieron pastillas de placebo, 200 miligramos de NIL-A y 1.000 miligramos de NIL-A cuatro veces al día durante 24 semanas.

Los pacientes fueron evaluados periódicamente por neurólogos expertos en la enfermedad de Parkinson para determinar si habían experimentado algún efecto secundario a causa del tratamiento, analizar los niveles de NIL-A en la sangre y averiguar si habían experimentado algún cambio en sus síntomas.

Se obtuvieron, asimismo, muestras de SPECT cerebral con inyección de DOPASCAN para tener una mejor medida de la densidad de los nervios de la dopamina en la región del cerebro afectada por la enfermedad de Parkinson.

Tras seis meses de tratamiento, se realizaron exámenes finales y se obtuvieron nuevas muestras obtenidas con SPECT cerebral. Una vez abandonado el tratamiento, los pacientes se sometieron a revisiones exhaustivas durante 28 días antes de abandonar el estudio.

En total participaron 300 pacientes, 101 de ellos asignado al grupo de placebo, 100 al grupo que recibió dosis de 200 miligramos de NIL-A y 99 asignados al grupo que recibió dosis de 1.000 miligramos de NIL-A. Las muestras con SPECT cerebral se obtuvieron de 105 sujetos repartidos en los tres grupos de tratamiento.

Las dos hipótesis principales al inicio del estudio eran que el tratamiento con NIL-A durante seis meses podría provocar una mejoría de al menos cuatro puntos en comparación con placebo en la subescala motor UPDRS y que NIL-A es seguro y bien tolerado en dosis de hasta 1.000 miligramos cuatro veces al día. La hipótesis sobre la eficacia de NIL-A se estableció sobre la base de la asesoría experta y la experiencia anterior con el desarrollo de otros medicamentos contra el Parkinson, aunque no existía ninguna experiencia clínica previa respecto a NIL-A. Otros parámetros de eficacia utilizados en el estudio fueron las muestras de SPECT cerebral, la puntuación total obtenida en la escala UPDRS, la movilidad en los dedos de la mano, la puntuación en la escala de Hoehn y Yahr y las respuestas a un cuestionario sobre calidad de vida.

La frecuencia y gravedad de los efectos secundarios fue similar en los tres grupos de tratamiento, aunque el grupo que recibió la dosis más alta de NIL-A experimentó una mayor incidencia de náuseas transitorias y problemas de indigestión. La variación media en la puntuación UPDRS al final del estudio respecto a la medición realizada al inicio fue -1,05 puntos en los pacientes tratados con placebo, 0,25 en los tratados con la dosis más baja de NIL-A y -0,35 en los tratados con la dosis más alta del medicamento (p=0,2). Un aumento en la puntuación indica un empeoramiento de la enfermedad. La variación media en la densidad de terminales nerviosas de dopamina medida por SPECT fue +3,4% en los pacientes tratados con placebo, +6,3% en los tratados con la dosis más baja de NIL-A y +9,4% en el grupo que recibió la dosis mas alta. La puntuación en el test de Hoehn y Yahr mejoró en un 11% de los pacientes tratados con placebo, un 17% de los tratados con dosis de 200 miligramos de NIL-A y un 21% en los tratados con la dosis superior. La diferencia entre el grupo con dosis más alta y el tratado con placebo fue significativa una vez ajustados ambos grupos a las diferencias de edad, duración de los síntomas de la enfermedad y puntuación media al inicio del estudio (p=0,028). Los cambios en los tests de movilidad de los dedos no fueron estadísticamente significativos.

Los resultados de los subgrupos de pacientes estratificados por edad, gravedad de la enfermedad, duración de los síntomas y tipo de tratamiento contra el Parkinson recibido anteriormente están siendo analizados actualmente.

Estos resultados sugieren que NIL-A en cuatro dosis diarias de hasta 1.000 miligramos durante seis meses es bien tolerado por los pacientes pero no produce una mejoría sustancial de los síntomas motores de la enfermedad de Parkinson.

  • Acerca de la enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson es un desorden degenerativo progresivo y crónico que afecta a una región especial del cerebro desde la que se controlan la fuerza y la coordinación muscular. Muchos pacientes comienzan a verse afectados por esta enfermedad en edad adulta y desarrollan generalmente temblores en las manos, rigidez muscular e inestabilidad en sus posturas, entre otras manifestaciones de la enfermedad. El Parkinson está causado por una degeneración de las neuronas que utilizan la dopamina como 'mensajero' químico. El tratamiento actual consiste en la administración de medicamentos que incrementan la cantidad de dopamina en las regiones afectadas o sustituyen la dopamina perdida. Desgraciadamente, no existe ningún tratamiento que pueda revertir o incluso ralentizar la progresión de la enfermedad de Parkinson.

Los ligandos de la neuroinmunofilina son pequeñas moléculas que han demostrado en experimentos preclínicos su capacidad para reparar y regenera nervios dañados sin afectar a los nervios normales. En 1997, Guilford firmó un acuerdo de colaboración con Amgen para la investigación, desarrollo y comercialización de ligandos de la neuroinmunofilina para diversas enfermedades, incluyendo el Parkinson, la enfermedad de Alzheimer, lesiones en la médula espinal, traumatismo cerebral y otras. Amgen comenzó la segunda fase de pruebas clínicas sobre NIL-A en enfermos de Parkinson en el verano de 2000.

Guilford Pharmaceuticals es una compañía biofarmacéutica dedicada al desarrollo de productos terapéuticos basados en polímeros para el tratamiento de tumores. También desarrolla nuevos productos para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades neurológicas, entre las que se encuentran la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Alzheimer, infartos cerebrales, traumatismos cerebrales graves, lesiones en la médula espinal, esclerosis múltiple y neuropatías periféricas. Para más información sobre Guilford, visite http://www.guilfordpharm.com

Este comunicado puede contener algunas previsiones sujetas a ciertos riesgos e incertidumbres, por lo que los resultados en el futuro podrían diferir sensiblemente de lo expresado en dichas previsiones.

Noticias bajo demanda: http://www.prnewswire.com/gh/cnoc/comp/112882.html

Página web: http://www.guilfordpharm.com

FUENTE Guilford Pharmaceuticals