Identificado un nuevo medicamento para el tratamiento de los infartos

11 Nov, 2003, 16:10 GMT de Brigham and Women's Hospital

BOSTON, November 11 /PRNewswire/ -- - Valsartan proporciona una alternativa igual de eficaz que los inhibidores ACE para las personas que sobreviven a un ataque al corazón

Los investigadores del Brigham and Women's Hospital (BWH), que han coordinado un amplio estudio clínico internacional, han demostrado que un nuevo medicamento es igual de eficaz que los inhibidores ACE contrastados a la hora de mejorar la respuesta de los pacientes que han padecido un ataque al corazón.

Casi la mitad del millón de infartos que se producen cada año en Estados Unidos los padecen personas que ya han sufrido un ataque al corazón. Para disminuir el riesgo de recurrencia, los médicos suelen recetar los inhibidores ACE (enzima conversora de la angiotensina). Hace aproximadamente diez años estos populares medicamentos para la presión arterial fueron adoptados como estándar internacional cuando los investigadores del BWH descubrieron que mejoraban drásticamente la supervivencia de los enfermos de infarto. Ahora, otro equipo del BWH ha comprobado que existe una nueva opción de tratamiento para ayudar a preservar las vidas y reducir las hospitalizaciones por insuficiencia cardiaca en esta población de alto riesgo.

Los resultados del ensayo clínico VALIANT, diseñado para comparar la nueva clase de medicamentos conocida como valsartan, un bloqueador del receptor de la angiotensina (ARB), con los inhibidores ACE, se han presentado hoy en el congreso de la Asociación de Cardiología Americana, al mismo tiempo que eran publicados en el sitio web del New England Journal of Medicine.

"Hemos llegado a la conclusión de que valsartan es igual de eficaz que un régimen contrastado, como el de captopril, en la conservación de las vidas de las personas que han sufrido un infarto", ha declarado el doctor Marc Pfeffer, cardiólogo del Brigham and Women's Hospital. "Como médicos, nos encanta probar nuevos instrumentos que nos permitan luchar contra las cardiopatías. Parece que esta terapia será especialmente beneficiosa para ofrecer el mismo beneficio cardiovascular que los inhibidores ACE, lo que supone que los pacientes y médicos disponen ya de una alternativa eficaz".

El ensayo VALIANT, uno de los estudios de mayor tamaño de cuantos se han realizado con supervivientes a un infarto, los investigadores del BWH, la Universidad de Glasgow y la Universidad de Duke compararon los índices de supervivencia en tres grupos de pacientes, de los cuales 4.909 tomaron el ARB valsartan, 4.885 recibieron valsartan y el inhibidor ACE captopril y 4.909 tomaron sólo captopril. Todos los pacientes comenzaron a recibir los medicamentos entre 12 horas y 10 días después de sufrir un infarto de miocardio, y fueron evaluados durante un periodo medio de dos años.

Los investigadores emplearon una dosis contrastada de captopril (la dosis derivada del estudio SAVE) como baremo. En virtud de los resultados obtenidos de 931 centros de 24 países diferentes, el análisis comparativo mostró que valsartan es igual de eficaz que captopril en la reducción del riesgo de fallecimiento y de aparición de otras dolencias cardiovasculares. Los pacientes que tomaron los dos medicamentos, sin embargo, experimentaron un mayor número de efectos secundarios relacionados con la administración de los dos fármacos. Este análisis ha llevado al doctor Pfeffer, coordinador principal del estudio VALIANT y profesor de la Facultad de Medicina de Harvard, a sugerir que la combinación de las dos terapias no aporta ningún beneficio adicional.

Los inhibidores ACE y los bloqueadores del receptor de la angiotensina operan bloqueando la misma pauta bioquímica que es responsable de producir la hormona conocida como angiotensina II. Esta hormona tiene efectos perjudiciales sobre el corazón y los vasos sanguíneos, desencadenando en muchos casos la aparición de cardiopatías graves, como hipertensión e insuficiencia cardiaca. Los fármacos ARB impiden que la angiotensina II se una a los receptores situados en las células, mientras que los inhibidores ACE actúan bloqueando la enzima que produce la angiotensina.

Los primeros estudios con inhibidores ACE se realizaron en el BWH bajo la dirección del doctor Pfeffer y su esposa Janice Pfeffer, que descubrió el papel de la hormona en la preservación de la función cardiaca de los animales. Basándose en los descubrimientos en laboratorio de su mujer, el doctor Pfeffer y su colega, el doctor Eugene Braunwald, publicaron en 1992 el primer estudio humano que indicaba que los inhibidores ACE son eficaces en la mejora de la supervivencia de los pacientes que han sufrido un infarto. Aquel estudio, conocido como SAVE, está considerado como uno de los más revolucionarios en salud cardiovascular, ya que presentó al fármaco captopril como una nueva opción de tratamiento capaz de salvar muchas vidas. Los datos de aquel estudio señalaban que captopril podía reducir el riesgo de recurrencia de los infartos en un 25 por ciento. El estudio VALIANT se concibió para comparar las dos formas de bloquear el mecanismo de acción de la angiotensina en un esfuerzo para responder a la pregunta de si hay algún mejor tratamiento para los supervivientes a un infarto. "La respuesta es que tenemos dos métodos muy buenos, el uno igual que el otro", afirma el doctor Pfeffer.

"Hemos demostrado que hay más de una forma de manipular este sistema hormonal para mejorar la salud de los corazones enfermos", ha añadido el doctor Pfeffer. "Al ampliar un concepto nacido en el Brigham and Women's Hospital hace más de tres décadas, hemos proporcionado nuevas alternativas de tratamiento a los pacientes y sus doctores. Gracias al estudio VALIANT, hoy tenemos dos terapias contrastadas y eficaces para conservar la vida después de un infarto".

La coordinación y el análisis de los datos del estudio VALIANT se realizó en el Instituto Duke de Investigación Clínica, de Durham (Carolina del Norte), bajo la dirección del doctor Robert M. Califf. El estudio fue financiado por Novartis Pharma AG.

BWH es un hospital con 725 camas afiliado a la Facultad de Medicina de Harvard y miembro fundador de Partners HealthCare System, una red integral de asistencia sanitaria. Conocido internacionalmente como una institución académica relevante, el BWH mantiene un alto nivel de compromiso con la excelencia en el trato al paciente, la investigación médica y la formación de profesionales de la salud. La preeminencia de este hospital en todos los aspectos de la asistencia sanitaria se une a excepcional capacidad de investigación médica. Habitual receptor de becas y ayudas a la investigación del Instituto Nacional de Salud, el Brigham and Women's Hospital realiza estudios clínicos, básicos y epidemiológicos internacionalmente reconocidos.

FUENTE Brigham and Women's Hospital