La convención anual de la Comisión Internacional de Ballenas abre hoy sus puertas en medio de la controversia

24 Jul, 2001, 10:16 BST de International Fund for Animal Welfare

  • Islandia niega que sus miembros hayan intentado sabotear la convención

Londres, Reino Unido - La Comisión Internacional de Ballenas (IWC) ha abierto hoy su LIII reunión anual en medio de la controversia. Uno de los países favorables a la caza de ballenas ha aceptado unirse al IWC con la condición de que se le permitiera reanudar la actividad de la caza de ballenas. La propuesta de Islandia fue rechazada en la votación de forma mayoritaria, aunque los estados miembro aceptaron que Islandia participara en la reunión como observador. El sector duro, el grupo minoritario de países favorables a la caza de ballenas compuesto por Japón, Noruega y sus seguidores, se negó a aceptar el resultado de la votación sobre Islandia. La semana pasada un alto funcionario de Japón reconoció que su país había utilizado las ayudas al exterior como incentivo para comprar los votos de los estados miembro del IWC, iniciativa que ha sido duramente criticada durante la sesión de hoy.

"Está cada vez más claro que algunos países como Japón, Noruega, Islandia y sus seguidores están más interesados en fomentar el caos dentro del IWC que en tolerar sus decisiones", explicó Karen Steuer, directora del Programa de Comercio y Explotación Comercial del IFAW.

Islandia, que abandonó el IWC en 1992, intentó su readmisión bajo una exensión sin precedentes que le permitiría ignorar la moratoria sobre la caza comercial de ballenas. Los Conservacionistas han criticado fuertemente la maniobra intentada por Islandia. "Fue la decisión correcta. Islandia decidió marcharse del IWC bastante después de que la moratoria sobre la caza de ballenas comercial fuera adoptada. Ahora quieren volver pero con un permiso especial para ignorar la prohibición. Si a Islandia se le permitiera volver en estas condiciones, cualquier país que no estuviera de acuerdo con el resultado de una votación podría simplimente recoger sus cosas y volver a casa con el convencimiento de que antes o después se aceptará su regreso bajo sus propias condiciones. Esto no tiene sentido", explicó Steuer.

Los Conservacionistas se mostraron preocupados por la posiblidad de que el debate sobre cuestiones de procedimiento mantenido en la sesión de hoy pueda formar parte de una iniciativa más amplia de la minoría de países partidaria de la caza de ballenas destinada a evitar el debate sobre otras cuestiones de mayor importancia para el IWC. "Aunque Islandia ha perdido, los defensores de la caza de ballenas han tenido éxito al mantener a las delegaciones de los estados miembro trabajando aquí de buena fe durante la mayor parte del día", explicó Steuer. "Desde este punto de vista, les funciona. Tras el infame intento de compra de votos realizado por Tokio, están deseando volver el año que viene para comprar más votos", explicó.

Editores: Página web: www.ifaw.org o www.stopwhalingnow.com

FUENTE International Fund for Animal Welfare