La dieta mediterránea enriquecida con nueces posee efectos antioxidantes

02 Jul, 2007, 09:00 BST de PREDIMED

BARCELONA, July 2 /PRNewswire/ --

- Nuevos resultados - Estudio PREDIMED

- Un nuevo estudio demuestra que incluir nueces en la dieta diaria protege el colesterol de la oxidación. Este efecto sería uno de los mecanismos protectores de la dieta mediterránea frente a las enfermedades del corazón.

- Los primeros resultados del estudio PREDIMED ya indicaban una mejora en los marcadores de la enfermedad cardiovascular que, a largo plazo, podrían traducirse en una reducción del 50% en el riesgo de infarto.

- PREDIMED es un ensayo multicéntrico controlado de intervención dietética -con el apoyo del Ministerio de Salud y Consumo- diseñado para analizar los efectos de la dieta mediterránea en la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular. 17 grupos de investigadores españoles en 200 centros de salud en España y 9.000 pacientes con un alto riesgo de enfermedad cardiovascular participan en el estudio.

Los hallazgos de un nuevo estudio muestran que incluir nueces en la dieta diaria protege de la oxidación a las partículas transportadoras del colesterol en la sangre, lo cual reduce su depósito en las arterias y sería uno de los mecanismos de protección de la dieta mediterránea frente al desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Los datos de este estudio aportan nuevas evidencias para recomendar la dieta mediterránea como una herramienta útil contra el desarrollo de la arteriosclerosis, particularmente en personas con un alto riesgo de padecer enfermedades del corazón.

Los resultados de este subestudio, que parte de una investigación más amplia denominada Prevención con Dieta Mediterránea (PREDIMED), se han publicado en el número del 11 de Junio de 2007 de la prestigiosa revista Archives of Internal Medicine.

Tal como señala el estudio, los investigadores diseñaron un ensayo clínico multicéntrico y controlado de intervención dietética en población con riesgo elevado de enfermedad cardiovascular para evaluar cuáles eran los efectos de dos dietas mediterráneas, una suplementada con frutos secos, principalmente nueces, y otra con aceite de oliva virgen, principal componente graso de la dieta mediterránea. Ambas dietas se compararon con una tercera dieta baja en grasas.

La ración diaria de frutos secos incluyó 15gr de nueces, 7.5gr de avellanas y 7.5gr de almendras. Las nueces son ricas en nutrientes y en otros compuestos saludables, como fibra, fitoesteroles, ácido fólico y antioxidantes, que podrían tener una influencia beneficiosa en la prevención de enfermedades del corazón. Además, las nueces contienen abundantes ácidos grasos Omega 3, que son potentes agentes cardioprotectores.

Aquellos individuos que siguieron las dietas mediterráneas tuvieron significativas reducciones en la oxidación del colesterol comparándolos con las personas que siguieron la dieta baja en grasas. Las evidencias actuales implican al daño oxidativo como parte de los cambios fisiopatológicos que se producen en diversas enfermedades, como la patología coronarias, el cáncer, y las enfermedades neurodegenerativas, además del envejecimiento, pero hasta ahora no existían estudios controlados de intervención dietética que hubieran comprobado la eficacia de la dieta mediterránea en este sentido.

"Sabemos que la dieta mediterránea es rica en frutas y verduras y, por tanto, también rica en antioxidantes, y mucha gente simplemente da por supuesto que esto es beneficioso. Pero nadie ha comprobado los efectos antioxidantes de esta dieta en un estudio controlado. Ésta es una de las razones por las cuales hemos puesto en marcha este estudio" señala el coordinador general de PREDIMED, el Dr. Ramón Estruch, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Clínic de Barcelona.

Reducción del riesgo de enfermedades coronarias

El estudio PREDIMED, un ensayo clínico multicéntrico y controlado de intervención dietética diseñado para analizar los efectos de la dieta mediterránea en la prevención primaria de enfermedades cardiovasculares, ha permitido a los investigadores comprobar la hipótesis de que el colesterol LDL juega un papel más relevante en la arteriosclerosis y en las patologías cardiovasculares. Un total de 9.000 pacientes con alto riesgo vascular, de los cuales han sido reclutados más de 6.000, serán asignados a tres intervenciones: dieta mediterránea con aceite de oliva virgen, dieta mediterránea con frutos secos, o dieta baja en grasas. Los principales resultados analizarán el número de episodios cardiovasculares, incluyendo muertes por episodios cardiovasculares e infarto de miocardio e ictus no fatales. Se espera que el estudio finalice a finales de 2010.

Los primeros resultados del estudio PREDIMED indican que la dieta mediterránea, suplementada con aceite de oliva o frutos secos, básicamente nueces, reduce la presión arterial, el nivel de lípidos y de glucosa en sangre, y la inflamación, además de influir de forma beneficiosa en todos los factores de riesgo que intervienen en las enfermedades del corazón (Annals of Internal Medicine, 2006). Obtenidos estos resultados, el Dr. Estruch confirma que "es fácil prever que, a la larga, los participantes que siguen la dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva o frutos secos mostrarán una reducción del 50% en la incidencia de complicaciones cardiovasculares".

"Después de 3 meses, los dos grupos que han seguido la dieta mediterránea se han comparado con el grupo de la dieta baja en grasas y han mostrado unos niveles más bajos de presión arterial y de glucosa en sangre, colesterol, triglicéridos y marcadores de inflamación. Además, también han incrementado sus niveles de colesterol HDL (colesterol bueno)", según ha explicado el Dr. Estruch.

El Dr. Emilio Ros, Jefe de la Unidad de Lípidos del Hospital Clínic de Barcelona e investigador del estudio PREDIMED, comenta que una importante parte de los beneficios obtenidos en el grupo de la dieta mediterránea suplementada con frutos secos "se ha debido probablemente a la gran cantidad de antioxidantes que aportan las nueces". El estudio también ha destacado que, si bien las dos dietas mediterráneas tuvieron efectos beneficiosos sobre las cifras de colesterol, los triglicéridos sólo se redujeron en el grupo suplementado con nueces.

Asimismo, "no ha habido un aumento de peso a pesar de que los participantes han consumido mayores cantidades de alimentos ricos en grasas (aceite de oliva y frutos secos), probablemente porque estos alimentos contienen grasas saludables (grasas insaturadas)", ha explicado el Dr. Ros.

Fuentes:

Fitó M, Estruch R, Ros E and others. Effect of a traditional Mediterranean diet on lipoprotein oxidation: A randomized, controlled trial; Archives of Internal Medicine, June 11, 2007.

Estruch R, Ros E, and others. Effects of a Mediterranean-style diet on cardiovascular risk factors. A randomized trial. Annals of Internal Medicine, July 4, 2006.

FUENTE PREDIMED