La falta de una normativa comunitaria sobre fusiones y adquisiciones decepciona a los inversores de EE.UU.

19 Jul, 2001, 16:22 BST de Broadgate Consultants

  • Los inversores institucionales creen que la falta de una normativa unificada vuelve menos atractivas las acciones europeas, según un informe
  • La mayoría de los inversores de EE.UU. consideran errónea la decisión de la UE de impedir la compra de Honeywell por parte de BP

Nueva York - Los inversores institucionales de EE.UU. creen que la decisión adoptada recientemente por el Parlamento Europeo de no aprobar una normativa unificada sobre fusiones y adquisiciones va a provocar una caída en las inversiones en la zona y que como resultado descenderá también la actividad entre fronteras.

Más del 75% de los inversores manifestaron sentirse preocupados por la regulación del sector corporativo en Europa y el 79% explicó que la decisión de la UE de bloquear la adquisición de Honeywell por parte de GE no tiene justificación. El informe fue realizado poco después de que el Parlmento Europeo rechazara la propuesta de ley el 4 de julio.

Europa ha sido sometido a una fuerte presión para que abriera sus mercados de capitales, pero el Parlamento de la UE ha rechazado la propuesta de ley la misma semana en la que ha bloqueado la operación de adquisición de Honeywell por parte de General Electric Co. La directiva sobre adquisiciones fue diseñada para que se crearan normas uniformes sobre adquisiciones y han sido negociadas a lo largo de doce años. En la encuesta realizada a más de 100 gerentes de inversiones por parte de Broadgate Consultants, Inc., compañía de Nueva York especializada en los mercados de capitales, la abrumadora cifra de un 85% explicó que esta decisión va a convertir a Europa en un "lugar menos atractivo para invertir".

La gran mayoría de los encuestados, un 90%, señalaron que la medida de la UE supone un retroceso a la liberalización de la actividad económica y a la apertura de los mercados de capitales. Más del 80% explicó que la aprobación de normas comunes sobre adquisiones habría permitido la creación de un campo de operaciones adecuado para la ejecución de transacciones entre fronteras. A la luz de esta decisión, más del 57% de los inversores institucionales encuestados explicaron que prevén que la actividad entre fronteras disminuirá en el futuro. Alrededor del 85% manifestaron que la imposibilidad de adoptar estándares uniformes convierte a Europa en una región menos atractiva en la que invertir.

"Los inversores de EE.UU. se han visto desincentivados por la incapacidad del Parlamento de la EU de adoptar una normativa uniforme sobre adquisiciones y que esto ha aumento los riesgos percibidos sobre las acciones europeas", explicó Thomas C. Franco, presidente y consejero delegado de Broadgate. "Para potenciar la confianza de los inversores de EE.UU., los equipos de gestión y los consejos de dirección de las compañías europeas deberán demostrar de forma contundente una voluntad fuerte por esclarecer las práctivas de gobierno corporativas."

La normativa habría creado una mayor paridad entre EE.UU. y Europa donde sólo 11.600 empresas fueron adquiridas entre 1995 y el 2000, frente a las alrededor de 25.800 en EE.UU. Uno de los principales motivos por los que se rechazó la propuesta fue porque no incluía una prohibición sobre las acciones con derechos de votación especiales o múltiples que han sido llamadas las "acciones de oro". Las acciones de oro son utilizadas por frecuencia por los Gobiernos para bloquear las ofertas de adquisición sobre las empresas recién privatizadas. Sus detractores señalan que las empresas con este tipo de acciones disfrutan de ventajas injustas frente a aquéllas que carecen de estas estructuras.

Más del 80% de los inversores institucionales manifestaron que están de acuerdo con la idea de que las "acciones de oro" ofrecen ventajas injustas y que los Gobiernos no deben retener estas acciones. Asimismo, cerca del 90% de los detractores de la normativa comunitaria se opusieron como resultado del miedo a que algunos monopolios estatales, antiguos y actuales, podrían convertirse en objetivos de estas operaciones de compra.

A falta de una normativa europea unificada, el 78% de los inversores manifestó que las empresas serán animadas a adoptar políticas defensivas que podrían privar del derecho al voto a los accionistas. El 94% explicó que las compañías con estructuras de votación restrictivas podrían cotizar a la baja.

Sobre Broadgate

Broadgate Consultants, Inc., radicada en Nueva York, es una asesoría de comunicación de los mercados de capitales y corporativos internacionales. Desde 1987, Broadgate ha realizado y publicado investigaciones sobre la comunidad de inversores de EE.UU. y ha ofrecido sus análisis y servicios de asesoría vinculados a las compañías cotizadas con acceso a los mercados públicos de EE.UU.

Página web: http://www.broadgate.com

FUENTE Broadgate Consultants