La fórmula del monovolumen

10 Nov, 2003, 17:15 GMT de Chrysler Group

AUBURN HILLS, November 10 /PRNewswire/ --

- Diseñado desde el interior hacia el exterior

Coca-Cola posee la fórmula de las bebidas refrescantes, pero el grupo Chrysler tiene la fórmula de los monovolúmenes de éxito.

"Hace veinte años creamos la fórmula del monovolumen y, desde entonces, no hemos dejado de mejorarla", afirma Mike Donoughe, vicepresidente de vehículos familiares del grupo Chrysler. "Puedo asegurar que nuestra fórmula no está acabada. Tenemos más ingredientes y más novedades que nunca preparados para nuestros vehículos monovolúmenes".

Los diseñadores de productos del grupo Chrysler se han marcado como objetivo la creación de un nuevo segmento de vehículos basado en la mejora de la fórmula de éxito utilizada hasta ahora, la del monovolumen para pasajeros Dodge Ram.

A finales de la década de 1970, el grupo Chrysler dominó el segmento de las grandes furgonetas al ofrecer comodidades propias de los utilitarios, como elevalunas eléctricos, cierre centralizado, asientos ergonómicos, sistemas de descongelación para la luna trasera y equipos de audio sofisticados. Simplemente con ofrecer este tipo de innovaciones en furgonetas de menor tamaño, los diseñadores de Chrysler pretendían crear un segmento que pudiera competir con los microbuses sin canibalizar las ventas de las furgonetas Dodge.

"Las furgonetas de gran tamaño no entran en un garaje estándar, por lo que teníamos que hacer nuestras furgonetas más adaptables a las limitaciones de espacio de los garajes", ha comentado Donoughe. "Además de facilitar su aparcamiento, teníamos que diseñar los monovolúmenes desde el interior hacia el exterior. Lo más importante para desarrollar el nuevo segmento era ofrecer un interior inteligente y confortable".

Al proporcionar tracción delantera al nuevo tipo de vehículos, los diseñadores disponían de un suelo plano y más bajo, lo que facilitaba la entrada y salida de los nuevos monovolúmenes, así como la disponibilidad de espacio adicional para asientos de mayor tamaño.

Para crear un monovolumen que respondiera a las necesidades de los pasajeros, Chrysler diseñó una puerta corredera que ofrecía una apertura de 30 pulgadas, el tamaño de una puerta convencional de una casa. Otras novedades eran el suelo plano y la disponibilidad de 48 pulgadas entre las ruedas para poder ofrecer asientos para tres pasajeros.

El primer programa de desarrollo de monovolúmenes del grupo Chrysler tuvo un coste de 700 millones de dólares, una cuantía pequeña para el vehículo 'mágico' que habría de cambiar para siempre el transporte familiar.

Veinte años después, la fórmula de diseño desde el interior al exterior de Chrysler todavía sigue siendo el paradigma con el que se comparan otros monovolúmenes. Pero lo que ha situado a los monovolúmenes de Chrysler y Dodge en la vanguardia del mercado, con cada nueva generación de vehículos, es el conjunto de su diseño.

"Actualmente, las principales preocupaciones no son sólo dónde aparcar el monovolumen o su espacio interior", añade Donoughe. "Es necesario disponer de un diseño excepcional, innovación y una fiabilidad excelente si queremos que los amantes de estos vehículos sigan comprándolos. Monovolumen tras monovolumen, el grupo Chrysler ha sabido adaptarse a ese requisito. Por eso, 20 años después de inventar el segmento, seguimos atrayendo a aproximadamente el 38 por ciento de los compradores de monovolúmenes, la mayor cuota de mercado de este segmento".

Nota para los redactores: se puede obtener más información y fotografías históricas sobre el desarrollo del monovolumen en la web de DaimlerChrysler: www.media.daimlerchrysler.com.

Página web: http://www.media.daimlerchrysler.com

FUENTE Chrysler Group