La investigación sobre calzados defectuosos da resultados inútiles

15 Mar, 2006, 06:45 GMT de FAIR Footwear Association of Importers and Retailchains

BRUSELAS, Bélgica, March 15 /PRNewswire/ --

- La European Footwear Association of Importers and Retailchains (FAIR) explosiona la investigación anti vertidos de la comisión de la UE contra el calzado defectuoso y parcial

El objetivo de la comisión de la UE de introducir obligaciones anti vertidos contra las importaciones de calzado de China y Vietnam ha sido intensamente criticado desde muchos lados. La asociación de la industria europea para los vendedores al por menor de zapatos e importadores (FAIR) señala el hecho que las obligaciones no solo podrían tener resultados catastróficos para los consumidores y la industria del calzado, pero la investigación en sí misma contiene huecos y errores reales. La asociación apela urgentemente a los estados miembros de la UE a rechazar el propósito de la Comisión y requerir una investigación más objetiva.

Según el presidente de FAIR Paul Verrips: "Tenemos el documento de trabajo de la Comisión antes que nosotros, y los errores realizados en la evaluación de los resultados son extravagantes. El negocio del zapato es muy complejo. Muchos hechos básicos son ignorados o sacados fuera de contexto, resultando conclusiones confusas. Basar una decisión dependiendo de la investigación es irresponsable, no solo para los consumidores sino también para los empleados de la industria del calzado, que son los que sufren las obligaciones de la importación." FAIR representa el interés de más de 100 empresas activas de la UE en el diseño, importación y venta al por menor de calzado con más de 90.000 empleados. Entre los miembros están compañías como Columbia (Francia, EE.UU.), Clarks (Reino Unido), Deichmann (Alemania), Wortmann (Alemania), Leder & Schuh (Austria), Skechers (EE.UU), Schoenenreus (Países Bajos) y Vivarte (Francia).

Como ejemplo de uno de los numerosos errores realizados, Verrips menciona un encuentro que particularmente afecta a los consumidores. La Comisión de la UE argumenta que el sector de venta al por menor podría compensar el shock de las obligaciones sin ningún incremento en el precio resultante. Esta suposición se basa en el encuentro de que los precios de importación han descendido en los últimos años, sin que el precio disminuya para el consumidor. Para mercados altamente competitivos este razonamiento es totalmente incorrecto. Por ejemplo, en Alemania el precio del calzado aumenta por debajo del aumento del índice de precios general. Mientras que el aumento del precio general en 2005 fue un 2,4% mayor que en 2004, una media de zapatos ha sido 1,55% más barato. El desarrollo del precio para el calzado de cordones es un 3,4% por debajo del nivel del precio medio. "Los consumidores están muy sensibilizados con el precio y una amplia competición caracteriza el sector del calzado en la mayoría de los Estados Miembros de la UE. Por tanto, nuestros cálculos de precios deben ser completamente cortados. Los márgenes de beneficios mencionados por la Comisión de la UE son meramente pensamientos esperanzadores sin sustancia real," criticó Verrips.

Quien intente discutir para márgenes de beneficios exorbitantes en el sector del calzado refiriéndose a la larga distancia relativa entre el precio de importación (9 euros de media) y el precio medio de venta de 30 euros solo muestra su falta de conocimiento sobre la industria del calzado, según Verrips. El precio de importación solo incluye costes laborales y de material. El precio final incluye no solo esos costes sino además servicios de diseño, desarrollo, control de calidad, marketing, salarios y costes de alquiler. Todos esos servicios benefician a la UE, proporcionando un empleo significativo.

"Un resultado paradójico de ignorar la estructura de la industria del calzado es que el intento de ahorrar trabajos en la UE resultará en una pérdida masiva de puestos de trabajo. Es cierto que hace décadas parte de la producción se movió a Asia del Este pero esto no causa el descenso de la industria del calzado de la UE. En vez de eso, se ha desarrollado una industria saludable y un sector de comercio, con cuya existencia se está jugando ahora frívolamente."

El calzado deportivo y los zapatos de niños, que están excluidos de la propuesta actual, son excepciones que Verrips ve como principalmente cosmético. Ellos solo ayudan a unas pocas compañías. En los intereses de los importadores y vendedores al por menor de la UE, y de algunos productores, FAIR espera que los Estados Miembros de la UE animen a la Comisión a continuar la investigación sin la imposición de obligaciones provisionales.

FAIR Footwear Association of Importers and Retailchains (Asociación de importadores y cadenas de venta al por menor de calzado):

La asociación representa los intereses de más de 100 importadores y vendedores al por menor de calzado. Los miembros son compañías tales como Columbia (Francia, EE.UU), Clarks (Reino Unido), Deichmann (Alemania), Wortmann (Alemania), Leder & Schuh (Austria), Skechers (EE.UU.), Schoenenreus (Países Bajos) y Vivarte (Francia), con un total de aproximadamente 90.000 empleados, que representan aproximadamente al 50 por ciento del volumen de importación en la UE.

Contacto y más información:

    
    FAIR Footwear Association of Importers and Retailchains
    Presidente Paul Verrips
    Tel: +31-6-50245802

    FAIR Footwear Association of Importers and Retailchains
    Oficina de prensa
    Christa Malessa
    Tel.: +49-89-5527-488-8
    Fax: +49-89-5527-488-1
    E-Mail: cmalessa@punkt-pr-muc.de

FUENTE FAIR Footwear Association of Importers and Retailchains