Las víctimas del atentado contra el vuelo 772 de UTA en 1989 denuncian a Libia como responsable del asesinato de 170 personas

20 Sep, 2005, 01:47 BST de CROWELL & MORING LLP

WASHINGTON, September 20 /PRNewswire/ -- Se ha solicitado a un tribunal federal de Washington, D.C. que dictamine culpable al Gobierno de Libia y a seis de sus agentes de inteligencia, incluyendo al cuñado del dictador Col. Muammar Gaddafi, de haber llevado a cabo el atentado en 1989 contra el vuelo 772 de la UTA mientras volaba sobre el desierto del Sahara hacia París. El atentado tuvo lugar nueve meses después de la destrucción del vuelo 103 de Pan Am en Lockerbie, Escocia, donde fallecieron más de 240 personas, un atentado terrorista del que Libia ya se ha hecho responsable.

El tribunal reveló por primera vez las pruebas forenses y los testimonios que implicaban directamente a miembros de primer rango del gobierno libio y de los servicios de inteligencia como responsables de la planificación y la colocación en el avión de la maleta que contenía la bomba.

Luego de más de tres años de procesos jurídicos, las familias de los siete americanos que se encontraban entre los 170 fallecidos, han solicitado al tribunal federal que dictamine de inmediato, mediante "juicio sumario", a Libia y sus agentes como los responsables del atentado. Si el Tribunal acepta, no se celebrará un juicio y el Tribunal podría establecer el importe de los daños, que podría ascender a más de $2 billones de dólares estadounidenses por concepto de las vidas perdidas y la destrucción de la aeronave DC-10.

"Este caso trata de responsabilidad", afirmó Stuart H. Newberger, socio del despacho Crowell & Moring y abogado de las familias de las víctimas americanas. "El gobierno de Libia hizo explotar deliberadamente un avión que volaba de África a París, asesinando a 170 personas inocentes. Libia ya ha asumido responsabilidad en el sabotaje del vuelo 103 de Pan Am. Hasta la fecha, ellos han rechazado su responsabilidad en cuanto al vuelo 772 de UTA, aún cuando no hay duda alguna de que planearon, financiaron y llevaron a cabo este ataque tan horrendo. Ya que ellos se han rehusado a aceptar responsabilidad, es hora de que el tribunal los haga responsables".

Las víctimas han presentado al tribunal una gran cantidad de material recopilado durante la investigación y los procedimientos judiciales correspondientes realizados por las autoridades en Francia, encabezados por el Juez Magistrado Jean-Louis Bruguiere, el investigador principal de la lucha contra el terrorismo en ese país. Éstas incluyen declaraciones incriminatorias de los antiguos miembros de las agencias de inteligencia libia, que después escaparon del régimen de Gaddafi, pruebas científicas que vinculan directamente al gobierno libio con la colocación en el avión de la maleta que contenía la bomba, y evidencia de que Libia intentó encubrir su papel en este atentado mientras los investigadores franceses realizaban sus pesquisas.

Entre más de los 40 familiares sobrevivientes que presentaron esta denuncia, se encuentra el Embajador estadounidense retirado Robert Pugh cuya esposa, Bonnie, viajaba de Chad a París cuando el avión explotó, terminando con la vida de todos los que se encontraban a bordo. "Quiero que haya responsabilidad. El gobierno de Libia asesinó a mi esposa y les arrebató la madre a nuestros dos hijos. Nada podrá devolvérnosla, pero sigo con la esperanza que la ley los haga responsables de este acto de terrorismo internacional".

También respaldando la petición de las familias, se presenta el testimonio del Embajador estadounidense retirado Thomas E. McNamara, antiguo jefe de Contra-Terrorismo del Consejo Nacional de Seguridad y el Departamento de Estado de los Estados Unidos. El Embajador McNamara dirigió exitosamente los esfuerzos del gobierno estadounidense, británico y francés para que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas impusiera sanciones a Libia por su implicación en el atentado de Pan Am 103 y UTA 772.

Se espera un decisión para finales de año. Para más información sobre este caso, visite http://www.crowell.com/UTAFlight772.

Crowell & Moring LLP es una empresa de servicios jurídicos que dispone de unos 300 abogados especializados en litigios, derecho antimonopolios (antitrust), contratos gubernamentales, derecho corporativo, propiedad intelectual y más de 40 áreas adicionales de la práctica legal. Más de dos tercios de los abogados de la empresa trabajan de forma habitual en litigios representando a empresas internacionales, negocios en fase de creación y a particulares. Las labores de Crowell & Moring abarcan desde la asesoría para una de las fusiones más importantes en el mundo de las telecomunicaciones hasta litigios complejos de propiedad intelectual. Con sede en Washington D.C., la empresa tiene oficinas en Bruselas, California y Londres. Visite Crowell & Moring en http://www.crowell.com.

Notas del editor:

Stuart H. Newberger

Stuart H. Newbeger es socio del Grupo de Litigios de Crowell & Moring y preside el Grupo de Víctimas de Terrorismo de la empresa. Ha llevado una gran variedad de casos en la Corte Suprema de los Estados Unidos, en los tribunales de apelación federales y estatales, y en tribunales de toda la nación. También trabaja en procesos de arbitraje internacional en Europa y los Estados Unidos. Entre sus áreas de trabajo se encuentran el derecho constitucional, el derecho internacional y las disputas transfronterizas y cuestiones éticas y de seguridad nacional. Muchos de sus casos tratan cuestiones relativas a las políticas públicas, relaciones internacionales, litigios, legislación, derecho administrativo y medios de comunicación. Muchos de sus casos implican disputas con órganos y agencias gubernamentales. El abogado Newberger trabajó como funcionario experto en derecho del Juez de Distrito de los Estados Unidos Harold H. Greene y fue Abogado Asistente del Procurador General de los Estados Unidos. También ha sido profesor adjunto de Derecho en la Universidad de Georgetown y ha ofrecido conferencias de forma periódica en facultades de Derecho de todo el país. Es ponente habitual en las reuniones del American Bar Association y del Congreso anual de la Union International des Avocats en todo el mundo.

El Grupo de Víctimas del Terrorismo de Crowell & Moring

Las cuestiones de representación que administra el Grupo de Víctimas del Terrorismo de Crowell & Moring incluyen pleitos de antiguos rehenes en Líbano contra a la República Islámica de Irán, esfuerzos administrativos y legislativos en denuncias de víctimas del atentado contra la Embajada de los Estados Unidos en Nairobi, Kenya; denuncias contra Irán de las víctimas del atentado contra la Embajada de los Estados Unidos en Beirut, Líbano en 1983; y procesos emergentes de actividades terroristas en otros países. Los abogados miembros del grupo han participado activamente en la defensa o la acusación en distintos casos de terrorismo civil ante el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Circuito del Distrito de Colombia.

FUENTE CROWELL & MORING LLP