Los beneficios a largo plazo de rimonabant quedan confirmados en un estudio a dos años

09 Nov, 2004, 17:12 GMT de RIO Steering Committee

NUEVA ORLEANS, November 9 /PRNewswire/ --

- Los resultados del ensayo Rio-North America muestran que las mejoras en un año en los factores de riesgo cardiovascular se mantienen en el segundo año de tratamiento

Los resultados de un estudio de dos años en fase III realizado en 3.040 pacientes con rimonabant (Acomplia(TM)), el primero de una nueva clase de agentes terapéuticos conocidos como bloqueadores selectivos CB, muestran que los beneficios alcanzados con rimonabant 20mg al final del primer año del estudio se mantienen en el segundo año de tratamiento con buenos perfiles de seguridad y tolerancia frente al placebo. Los resultados a dos años del estudio RIO-North America (Rimonabant In Obesity, rimonabant en obesidad) fueron presentados por primera vez hoy por Xavier Pi-Sunyer, director de la división de endocrinología del Hospital Universitario Saint Luke's - Roosevelt de la Universidad de Columbia University (Nueva Cork, EEUU) y principal investigador del estudio, a la comunidad científica de las Sesiones Científicas de la Asociación Americana del Corazón (AHA), celebradas en New Orleans (Louisiana, EEUU). Los pacientes tratados con rimonabant 20mg durante dos años experimentaron una reducción del peso corporal y del contorno de la cintura, lo que demuestra la reducción de la grasa abdominal, un indicador clave de enfermedad cardiovascular. Los pacientes tratados con rimonabant 20mg durante el periodo de dos años también alcanzaron un importante aumento en el colesterol HDL (colesterol bueno), una reducción de los triglicéridos y una mejora en la sensibilidad a la insulina.

El estudio RIO-North America es el mayor de los estudios con rimonabant realizados hasta la fecha. Los resultados de los datos de este estudio coinciden con las conclusiones de dos estudios anteriores con rimonabant, RIO-Lipids y RIO-Europe, presentados a principios de este año y que se han añadido a las numerosas pruebas de seguridad, eficacia y tolerancia de este fármaco. En la actualidad rimonabant se está desarrollando para el tratamiento de factores de riesgo cardiovascular como la reducción de la obesidad abdominal, mejora del metabolismo de la glucosa y los lípidos y como ayuda para dejar de fumar.

La obesidad es una de las principales cargas de la sanidad pública y una de las causas más frecuentes de muerte en todo el mundo debida a enfermedades cardiovasculares. La obesidad se calcula normalmente con el índice de masa corporal (IMC). Sin embargo, recientes descubrimientos han mostrado que la grasa visceral (abdominal) (medida por el contorno de la cintura) es un indicador mejor para ataques al corazón el peso o el IMC, (1). El 44% de los norteamericanos adultos tienen un contorno de cintura que excede el nivel de riesgo (101,6 centímetros para los hombres y 88,9 para las mujeres), (2). La grasa visceral se asocia con la aparición de factores de riesgo metabólico como la dislipidemia o la resistencia a la insulina que pueden causar diabetes, ataques al corazón, apoplejía y otras enfermedades cardiovasculares. Reducir la grasa abdominal es una prioridad en la prevención de enfermedades cardiovasculares, (3).

"Como los factores de riesgo cardiovascular asociados a la obesidad son más claros, los enfoques actuales son insuficientes. El exceso de grasa abdominal en particular es cada vez más reconocido como uno de los presagios más comunes de las complicaciones cardiovasculares futuras," comentó Pi-Sunyer. "Los resultados a dos años del ensayo RIO-North America confirman que rimonabant es una innovadora y prometedora herramienta en el tratamiento a largo palazo del peso y de los factores de riesgo cardiovascular asociados a los pacientes con obesidad abdominal," añadió.

Objetivos y diseño de RIO-North America

RIO-North America fue un ensayo en fase III, multinacional y multi-centro, aleatorio, doble ciego y controlado por placebo que comparó dos regimenes de dosis fija de rimonabant (5mg y 20mg una vez al día) con el placebo en dos años. El estudio se realizó con 3.040 pacientes en 72 centros de Estados Unidos y Canadá.

Los objetivos del ensayo fueron la evaluación de efecto de rimonabant en la pérdida de peso en un periodo de un año y determinar la capacidad de rimonabant para prevenir la recuperación de peso en el segundo año de tratamiento. Los objetivos del estudio también incluían la valoración de la mejora de los factores de riesgo asociados con la obesidad abdominal (medida por el contorno de la cintura) como la dislipidemia, el metabolismo de la glucosa y el síndrome metabólico, así como la evaluación de la seguridad y tolerancia de rimonabant en un periodo de dos años.

Tras un periodo de evaluación de una semana, de prescribió a los pacientes una dieta hipocalórica (diseñada para reducir la ingesta calórica diaria en 600 kcal respecto de las necesidades energéticas de los pacientes) y entraron en un periodo de tratamiento de cuatro semanas. Después, los pacientes fueron asignados aleatoriamente a uno de los tres grupos de tratamiento: placebo o rimonabant 5mg o 20mg durante 52 semanas en un tratamiento doble ciego con un radio aleatorio de 1:2:2.

Tras el primer año de tratamiento, los pacientes administrados con rimonabant 5mg o 20mg fueron de nuevo designados aleatoriamente para tomar la misma dosis de rimonabant o placebo, con un radio aleatorio de 1:1 para un periodo de tratamiento adicional de 52 semanas (el grupo de placebo permaneció tomando placebo durante el segundo año).

Conclusiones del estudio RIO-North America

Las conclusiones presentadas hoy muestran que el tratamiento a dos años con rimonabant 20mg reduce significativamente el peso, la grasa abdominal, disminuye los factores de riesgo cardiovascular y los desórdenes metabólicos en esta población de pacientes. A los dos años, el contorno de la cintura, una sencilla medida de grasa abdominal, en los pacientes tratados con rimonabant 20mg durante dos años se redujo en 8 cm (3,1 pulgadas) frente a los 4,9 cm (1,9 pulgadas) de rimonabant 5 mg y 3,8 cm (1,5 pulgadas) en el grupo de placebo (p<0,001). El 62,5% de los pacientes tratados con rimonabant 20mg a lo largo de dos años perdió un 5 por ciento de su peso corporal inicial frente al 36,7% de los tratados con rimonabant 5mg y el 33,2% de los administrados con placebo (p<0,001). En el mismo periodo, el 32,8% de los pacientes tratados con rimonabant 20mg perdieron un diez por ciento de su peso en exceso inicial, frente al 20% de los tratados con rimonabant 5mg y el 16,4% de los tratados con placebo (p<0,001).

Los parámetros metabólicos también tuvieron una importante mejora en los pacientes tratados con rimonabant 20 mg a lo largo de los dos años con un aumento del colesterol HDL del 24,5% en el grupo rimonabant 20mg frente al 15,6% y 13,8% de los grupos rimonabant 5 mg y placebo, respectivamente (p<0,001). Los triglicéridos se redujeron en un 9,9% en los pacientes tratados con rimonabant 20mg a lo largo de dos años, frente al 5,9% y 1,6% de los grupos rimonabant 5mg y placebo, respectivamente (p<0,05). A pesar de que los pacientes diabéticos no se incluyeron en el estudio, los pacientes del grupo rimonabant 20mg mejoraron significativamente su sensibilidad a la insulina frente al resto de los grupos.

El efecto de rimonabant en el colesterol HDL, triglicéridos, insulina de aceleración y sensibilidad (medido por HOMA) parece ser el doble que el que podría esperarse del grado de pérdida de peso alcanzada (todos p<0,05)

Es de especial importancia que el número de pacientes diagnosticados con síndrome metabólico al inicio y tratados con rimonabant 20mg durante los dos años se redujo en más de un tercio (p<0.001). El síndrome metabólico incluye una serie de graves riesgos para la salud que aumentan la posibilidad de que una persona desarrolle enfermedades cardiacas, apoplejía o diabetes.

Un buen perfil de seguridad y tolerancia

Rimonabant 20mg ha demostrado se seguro y tercer buena tolerancia frente al placebo a lo largo del periodo de dos años del estudio. Los efectos secundarios fueron mínimos y de corta duración. Las tasas de interrupción total causadas por efectos adversos en el primer año de tratamiento fueron del 7,2%, 9,4% y 12,8% en los grupos de placebo, rimonabant 5mg y rimonabant 20mg. Las tasas de interrupción para los pacientes asignados aleatoriamente para continuar su primer año de tratamiento en un segundo año fueron 6,7%, 8,3% y 6% en los grupos de placebo, rimonabant 5mg y 20mg. No se observaron diferencias en los tres grupos respecto a los datos registrados por la escala de depresión y ansiedad en hospital. En este ensayo y en dos estudios precedentes, rimonabant mostró no tener EKG de importancia en los cambios de ritmo cardiaco.

Rimonabant y el sistema EC

El sistema EC es un sistema fisiológico que se acaba de descubrir en el cuerpo que se cree tiene un papel fundamental en la regulación central y periférica del balance energético, del metabolismo de la glucosa y los lípidos así como en el control de la dependencia del tabaco.

Los receptores CB1 se encuentran en el cerebro así como en los tejidos periféricos del cuerpo como en los adipocitos (o "células grasas ") que se asocian con el metabolismo de los lípidos y la glucosa. La ingesta excesiva de alimentos o el tabaquismo crónico tienen como resultado un sistema EC hiperactivo. Esto puede desencadenar un ciclo de mayor ingesta y almacenamiento de grasa, o, en caso de un fumador, una dependencia sostenida del tabaco.

Rimonabant es el primero de una nueva clase de fármacos llamados bloqueadores cannabinoides tipo 1 (CB1). Al bloquear selectivamente los receptores centrales y periféricos CB1, rimonabant modula el sistema EC hiperactivo. Los resultados se han visto al reducir los factores de riesgo cardiovascular mediante la reducción de la grasa abdominal y la mejora correspondiente en los parámetros metabólicos que se esperan de la reducción de peso.

Los nuevos resultados clínicos del estudio RIO-North America sugieren además que rimonabant puede convertirse en una importante herramienta para la reducción del riesgo cardiovascular.

        
    Referencias
 
    (1) Yusuf et al, Effect of potentially modifiable risk factors     
        associated  
        with myocardial infarction in 52 countries (the INTERHEART study):  
        case-control study. The Lancet, Volume 364 Number 9438 September  
         11-17, 2004 
    (2) Ford et al, Increasing Prevalence of the Metabolic Syndrome Among US  
        Adults. Diabetes Care, Vol 27, Number 10, October 2004 
    (3) Domanski M, Proschan M. The Metabolic Syndrome. Journal of the  
        American College of   Cardiology, 2004, 43, May 2000   
 
    Xavier Pi-Sunyer, M.D. 
    Principal Investigator 
    RIO-North America 
    On behalf of the RIO Steering Committee 
     
    Media contact: 
    Elizabeth Dowling 
    Saint Luke's - Roosevelt Hospital Center 
    Telephone: +1-212-523-4047

FUENTE RIO Steering Committee