Los expertos mundiales alerta sobre una nueva amenaza para los enfermos de diabetes

06 Ago, 2001, 08:30 BST de International Diabetes Federation

Slough (Reino Unido) - Un comité de expertos de la Federación Internacional de la Diabetes en el que participan representantes de 12 países se reunió este fin de semana para debatir sobre la importancia de una condición común, pero rara vez diagnosticada, que comporta un riesgo muy alto de padecer diabetes de tipo 2 y enfermedades del corazón.

La tolerancia a la glucosa dañada, que se revela como un aumento excesivo del nivel de glucosa en la sangre tras el consumo de 75 gramos de esta sustancia, afecta a uno de cada siete adultos de más de 40 años en los países industrializados. El profesor Paul Zimmet, copresidente del grupo de expertos y director del Instituto Internacional de Diabetes, un centro colaborador de la OMS en Melbourne (Australia), afirmó que existen más de 200 millones de personas en todo el mundo que tienen la tolerancia a la glucosa dañada. Casi un 50 por ciento de los adultos con esta condición desarrollarán una diabetes de tipo 2 en un plazo de diez años.

El profesor Sir George Alberti, presidente de la Federación Internacional de la Diabetes y del Royal College of Physicians (Reino Unido), explicó: "la diabetes afecta a 150 millones de personas en todo el mundo. Las personas con estos picos de glucosa tan altos desarrollarán diabetes en el futuro, una enfermedad que ya supone una carga importante para los recursos sanitarios de los países afectados, por lo que el número de personas en riesgo es de gran importancia para los presupuestos sanitarios".

Además de un alto riesgo de diabetes de tipo 2, la tolerancia a la glucosa dañada incrementa de forma significativa el riesgo de enfermedades cardiovasculares, del tipo de apoplejías e infartos. Los estudios más recientes señalan que las personas con esta condición tienen un 34% más de posibilidades de morir a causa de enfermedades cardiovasculares que las personas con niveles de glucosa en la sangre normales. Además, muchas personas que desarrollan la diabetes de tipo 2 ya presentan complicaciones cardiovasculares en el momento en que les es diagnosticada la enfermedad.

"Disponemos de una evidencia clara de que el control del peso y una actividad física adecuada reducen sustancialmente el riesgo de desarrollar diabetes y enfermedades cardiovasculares. Un estudio reciente realizado en Finlandia señala que la adopción de un estilo de vida más intensivo reduce la progresión desde la tolerancia a la glucosa dañada a la diabetes de tipo 2 en un 58% de los casos", continuó el profesor Paul Zimmet. "Sin embargo, también es evidente que muchas personas no responden de la forma esperada incluso cuando inician hábitos más activos. Los riesgos graves para la salud asociados a la tolerancia a la glucosa dañada significan que las intervenciones farmacológicas serán necesarias en estos pacientes".

En estos momentos hay en marcha varios estudios para determinar cómo las intervenciones farmacológicas afectan a la reducción de la progresión desde la tolerancia a la glucosa dañada hasta la diabetes de tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares. El Programa para la Prevención de la Diabetes, financiado por el Instituto Nacional de Salud de EEUU, que investiga el efecto del cambio en los hábitos de vida y las intervenciones farmacológicas en el desarrollo de diabetes en personas con tolerancia a la glucosa dañada, presentará sus primeras conclusiones en pocas semanas. Los resultados del estudio STOP-NIDDM, financiado por Bayer AG, se conocerán también en breve.

A finales de este año, Novartis Pharma AG iniciará un estudio de prevención a gran escala denominado NAVIGATOR en el que participarán 7.500 pacientes con tolerancia a la glucosa dañada procedente de 30 países. Este estudio también investigará si la intervención farmacológica puede prevenir la progresión hacia la diabetes de tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares. Otro estudio similar será el estudio DREAM, financiado por Aventis y GSK.

"La diabetes y las enfermedades cardiovasculares serán el principal problema de salud que deberán afrontar los gobiernos y las autoridades sanitarias en los próximos años. Es esencial que tomemos acciones ahora para prevenir que estas enfermedades adquieran proporciones aún mayores", concluyó el profesor Zimmet.

Si desea más información sobre la tolerancia a la glucosa dañada y la diabetes de tipo 2, visite http://www.newstream.com .

FUENTE International Diabetes Federation