Los grupos de ayuda humanitaria deben tener más cuidado con sus acciones, según una ganadora de los premios Grawemeyer

29 Nov, 2005, 03:00 GMT de University of Louisville

LOUISVILLE, Kentucky, November 28 /PRNewswire/ -- Las agencias humanitarias deben pensar bien las cosas cuando ofrecen su ayuda, pues pueden terminar empeorando el problema que querían solventar.

Este aviso, enviado por Fiona Terry, directora de investigación de la sección francesa de la agencia internacional Sin Fronteras, ha ganado el Premio Grawemeyer de la Universidad de Louisville en "Ideas para mejorar el orden del mundo" 2006.

Aunque sea bienintencionada, la ayuda humanitaria corre el riesgo de que se abuse de ella, advirtió Terry en su libro "Condemned to Repeat? The Paradox of Humanitarian Action" (¿Condenados a repetir? La paradoja de la ayuda humanitaria) publicado en el año 2002. En este libro, revela casos en Zaire, Pakistán, Honduras y Tailandia en los que la ayuda humanitaria destinada en un principio para los refugiados acabó favoreciendo a los opresores más que a las víctimas.

Por ejemplo, varios grupos siguieron ayudando en los campos de refugiados de Ruanda a mediados de los 90, incluso cuando sabían que esos campos protegían a los oficiales del gobierno que habían participado en el genocidio.

En su libro, Terry ofrece una amplia gama de lecciones y sugerencias para mejorar el rendimiento de aquellos que ofrecen ayuda humanitaria y para asegurar que esas organizaciones "no sean perjudiciales", según palabras de la galardonada.

Terry, ganadora de la decimosexta edición del premio Grawemeyer por el orden del mundo fue elegida entre 56 nominaciones de seis países. En el año 2005, el premio por el orden del mundo fue otorgado a Francis Deng y a Roberta Cohen por establecer las pautas para un sistema de protección internacional y de ayuda para las personas desplazadas dentro de sus propios países.

La fundación Grawemeyer de la U. de L. destina al año 1 millón de dólares americanos para los premios, de manera que se conceden 200.000 dólares US por cada premio en composición musical, educación, ideas para mejorar el orden del mundo, religión y psicología. El premio Grawemeyer de Louisville en religión lo concede la Universidad junto con el Seminario Teológico Presbiteriano de Louisville.

El fundador de los premios, Charles Grawemeyer, un empresario emprendedor graduado en la U. de L. quería premiar aquellas ideas o trabajos con potencial en el mundo de las ciencias, las artes y las humanidades.

Esta semana se anunciarán todos los ganadores de los premios Grawemeyer 2006.

Para más información y fotos de Terry y otros ganadores, visite la página web www.grawemeyer.org

    
    Contacto: Rodger Payne, +1-502-852-3316
              r.payne@louisville.edu

    Página Web: http://www.louisville.edu
                http://www.grawemeyer.org

FUENTE University of Louisville