Los sindicatos protestan contra el abuso a los trabajadores norteamericanos de la compañía alemana T-Mobile

13 Nov, 2004, 11:48 GMT de Communications Workers of America

WASHINGTON, November 13 /PRNewswire/ -- El abuso de los trabajadores en Estados Unidos de una compañía alemana de telecomunicaciones inalámbrica causa alborotos de obreros en Europa.

T-Mobile, en propiedad de Deutsche Telekom AG, es una empresa favorable a los trabajadores en casa, pero "ha decidido ser un contratista anti-sindicatos en otro país", Estados Unidos, escribió esta semana Deutsche Telekom el director de Union Network International, con sede en Ginebra, dirigido al consejero delegado Kai Uwe Ricke.

EL secretario general de UNI, Phillip Jennings, citó la decisión de T-Mobile de despedir a 100 técnicos sindicados a la vez que mantuvo en nómina a los empleados de gestión cuando compró la red de Cingular en California. Los trabajadores están cubiertos por un acuerdo de negociaciones colectivas entre Cingular y Communications Workers of America. Cingular se vio obligada a vender la red de California para obtener la aprobación reguladora para su fusión con AT&T Wireless.

UNI, que representa a 15 millones de trabajadores en 150 países, está organizando una protesta generalizada. Los líderes del sindicato alemán en representación de los empelados de T-Mobile y Deutsche Telekom, Ver.di, también han expresado su consternación por el doble estándar transnacional.

Mientras tanto, CWA redactó una queja de prácticas improcedentes a la Junta Nacional de Sindicatos el 9 de noviembre alegando que T-Mobile ha aplicado una discriminación ilegal contra los trabajadores sindicados al escoger mantener los trabajadores no sindicados de Cingular pero exigiendo a los técnicos que vuelvan a solicitar sus propios trabajos a través de una agencia. Incluso si les contratan, serían empleados de la agencia y perderían sus actuales derechos y beneficios contractuales.

Jennings de la UNI aludió al hecho irónico de que puede que T-Mobile no pueda operar en Estados Unidos sino fuese por la ayuda, hace unos años, de CWA en el Congreso de Cabildeo y ante la Comisión Federal de Comunicaciones.

Cuando Deutsche Telekom quiso comprar la compañía de móviles norteamericana VoiceStream por su unidad T-Mobile en 2000, necesitó la aprobación especial debido a las restricciones para las propiedades extranjeras en las telecomunicaciones; la compañía telefónica alemana es propiedad, en gran parte, del gobierno alemán.

En un documento remitido a la FCC y se consideró presidente de la CWA, Morton Bahr ante el Subcomité de la Cámara de Telecomunicaciones de la CWA conocido como Deutsche Telekom "como un buen contratista y un buen ciudadano corporativo" en Alemania, y se dijo que podría esperarse que aplicase sus instruidas políticas de relaciones en Estados Unidos.

"Los ejecutivos de la compañía saben que no pueden tener este tipo de comportamiento en Alemania," comentó el vicepresidente ejecutivo de la CWA, Larry Cohen, que también es presidente de UNI's World Telecom Committee. "Este es un divertido ejemplo de hipocresía corporativa. Vemos como los trabajadores de telecomunicaciones de todo el mundo están obligando a las grandes compañías internacionales a cumplir los derechos y el tratamiento correcto que corresponde a los trabajadores."

Sitio Web: http://www.cwa-union.org

FUENTE Communications Workers of America