MabCampath(R) demuestra su eficacia en el tratamiento de los linfomas periféricos de células T

06 Dic, 2004, 19:59 GMT de Krankenhaus Nordwest

SAN DIEGO, December 6 /PRNewswire/ --

- El régimen quimioterapéutico de primer línea demuestra ser una nueva aproximación

Los datos de un ensayo clínico presentado en la 46 Reunión Anual y Exposición de la Sociedad Americana de Hematología han demostrado la eficacia de MabCampath (alemtuzumab) en el tratamiento de primera línea de las células T periféricas del linfoma no-Hodgkin (NHL).

"Los linfomas periféricos de las células T a menudo se asocian con las previsiones clínicas menos favorables", explicó el doctor Eckhart Weidmann, del Departamento de Hematología y Oncología del Northwest Hospital, de Frankfurt (Alemania), y añadió: "El estudio ha demostrado la eficacia de MabCampath y la terapia de combinación como terapia de primera línea para estos pacientes. Esta garantizada la investigación futura en una población de pacientes mayor".

Un total de 21 pacientes (11 con diagnosis primaria y 10 con diagnosis recurrente) se han evaluado durante el estudio. Se han conseguido 1 respuesta completa y 4 parciales en el grupo recurrente. La tasa de respuesta general dentro de este estudio fue del 62%.

Detalles del estudio

Hasta la fecha de los 25 pacientes incluidos se había evaluado la respuesta y la toxicidad de 21 de ellos. De estos últimos, a 12 pacientes se les diagnosticó PTCL-NOS, 6 con linfoadenopatía de angioinmunoblastia con disproteinemia (AILD), 1 con enteropatia asociada a los linfomas de las células T, 1 con linfoma de células NK y 1 con leucemia prolinfocítica de células T (T-PLL). 11 pacientes fueron reclutados en el grupo primario de diagnosis y 10 pacientes en el grupo de recurrente. En los pacientes con diagnosis primaria la tasa de respuesta completa (CR) fue de un 73% (8 de 11), 2 pacientes fueron principalmente progresivos y 21 paciente falleció del tratamiento asociado a las complicaciones antes de que pudiera ser evaluado.

En estos pacientes se incluyen la diagnosis primaria o las recurrencias primarias y secundarias. Las raciones de estos regímenes proporcionaron eficacia sobre los ciclofosfatos (CP) y la doxorubicina (Dox) en los linfomas de las células T, una eficacia superior de Fludara y CP (FC) en otros casos de linfomas y los posibles casos de sinergias de anticuerpos relacionados con los fármacos citotóxicos.

Los protocolos de tratamiento fueron designados para su utilización quimioterapéutica en linfomas de las células T excepto en los linfomas primarios cutáneos de las células T (PCTCL) y de los linfomas anaplásticos de las grandes células positivas ALK de las células T, formadas por alemtuzumab 3, 10, 30, 30 mg, días 1-4, fludarabina (Flu) 25 mg/m2 días 2-4, ciclofosfamida (CP) 600 mg/m2 al tercer día, y doxorubicina (Dox) 50 mg/m2 al cuarto día.

La edad media fue de 57 años (entre 21 y 77); la edad media no ajustada IPI 2,5 (entre 0 y 4), 2 en pacientes con diagnosis primaria y 3 en pacientes con diagnosis recurrente. La tasa de respuesta general fue del 62% (13 de cada 21). En pacientes con diagnosis primaria la tasa CR fue del 73% (8 de cada 11).

7 de cada 8 pacientes que respondieron están siguiendo unos meses CR 2+, 3+, 8+, 10+, 11+, 16+, y 21+. Los pacientes con T-PLL recurrente fueron después de padecer CR a los 20 meses. En el grupo de pacientes recurrentes se consiguieron 1 respuesta CR y 4 respuestas parciales (50%). La principal toxicidad fue la leucocitopenia (73% en grado III y IV de todos los ciclos de tratamiento evaluables), otros de toxicidades de grado III y IV, incluyendo la anemia (15%), trombocitopenia (39%), infecciones (15%) nausea/emesis (7%), toxicidad cardíaca (6%) y reacciones alérgicas (3%). 10 (47%) pacientes reactivaron CMV sin que fueran enfermedades relacionadas con CMV y 1 paciente con neumonía-CMV sospechosa. Las toxicidades cardíacas incluyeron dos fallos de corazón (uno de ellos mortal) en dos pacientes que se sometieron a terapias completas después de la recurrencia.

Como los resultados del grupo moderado en pacientes recurrentes produjeron algunos fallos cardíacos, el doctor Weidman y sus colegas decidieron no continuar con el régimen en los pacientes con linfomas de células T recurrentes, pero como consecuencia de los prometedores resultados en el tratamiento de primera línea se consiguió aumentar el estudio de los pacientes con diagnosis primaria.

Acerca del linfoma no-Hodgkin

El linfoma no-Hodgkin (NHL) es un tipo de enfermedad maligna que se produce en el sistema linfático. Tiene su origen en los linfocitos, un tipo de enfermedad de las células blancas de la sangre, y se puede dividir en dos principales tipos, linfocitos B y linfocitos T (también denominados células B - células T). En los adultos, cerca del 85% de los casos NHL tienen su origen en las células B. La prevalencia general de NHL en la UE es de 230.000 casos, con una incidencia anual de cerca de 70.000. Esta incidencia está aumentando en la actualidad en Europa a un ritmo de un 4% anual.

Acerca del linfoma periférico de las células T

Los linfomas periféricos de las células T son linfomas no-Hodgkin causados por los linfocitos malignos de las células T. Dependiendo de las zonas diferentes geográficas, contabilizan entre el 5% y el 20% de todos los casos de los linfomas no-Hodgkin. La incidencia es más frecuente en adultos que en niños.

Acerca de MabCampath(R) (alemtuzumab)

MabCampath (alemtuzumab), también comercializado como Campath en Estados Unidos, es el primer y único anticuerpo monoclonal aprobado para la CLL y el primer fármaco con una eficacia demostrada en pacientes con CLL que no han conseguido un tratamiento de agentes alquilantes y de fosfato de fludarabina. Ninguna otra terapia ha demostrado una eficacia comparable en este grupo de pacientes. MabCampath emplea un modo comparable diferente de acción en comparación con la terapia convencional por medio de la selección de los antígenos CD52 en linfocitos malignos. La adición de MabCampath a las células cancerígenas lleva a la muerte celular. El resultado del proceso de la eliminación de los linfocitos malignos de la sangre, médula espinal, y otros órganos afectados lleva al aumento de la expectativa de vida.

MabCampath ha demostrado un perfil de efectos secundarios que se puede administrar de forma adecuada a través del agente de profilaxis adecuado y controlar mediante las infecciones oportunas. Estos efectos secundarios son predecibles, administrables y reversibles. Además, los pacientes pueden conseguir formar sus propias células de la sangre sanas ya que MabCampath no ataca el flujo de la médula espinal de las células.

Profesor y doctor Elke Jaeger, Chefaerztin der II. Medizinischen Klinik - Onkologie, tel +(069)-76-01-(1)-3380, fax +(069)-76-99-32, Internet http://www.krankenhaus-nordwest.de, e-mail info.onkologie@khnw.de

Página web: http://www.krankenhaus-nordwest.de

FUENTE Krankenhaus Nordwest