Nueva definición mundial del síndrome metabólico

14 Abr, 2005, 12:30 BST de International Diabetes Federation

BERLIN, April 14 /PRNewswire/ --

- El consenso de la Federación Internacional contra la Diabetes podría ayudar a detener la bomba del tiempo que supone esta enfermedad cardiovascular

La detección primaria y los tratamientos más intensos del síndrome metabólico para conseguir reducir el riesgo a largo plazo de las enfermedades cardiovasculares y la diabetes ya son posibles, según una declaración consensuada de la Federación Internacional contra la Diabetes (IDF) presentada hoy por primera vez. En esta declaración se incluye una nueva manifestación clínica del síndrome metabólico, representada por la visión de los expertos en el campo de la diabetes, cardiología, lipidología, salud pública, epidemiología, genética, metabolismo y nutrición en los seis continentes.

El profesor Sir George Alberti, anterior director general de la IDF y vicepresidente del grupo de consenso, comentó: "Con una sola herramienta universalmente aceptada, los médicos pueden identificar antes y gracias a las pruebas a los pacientes que sufren síndrome metabólico. La acción primaria y agresiva reducirá inevitablemente el aumento del riesgo de desarrollo de enfermedades cardiovasculares y/o diabetes de tipo 2 en los pacientes. En resumen, tenemos el potencial para detener la bomba de relojería que suponen las enfermedades cardiovasculares".

El síndrome metabólico es una suma de los factores de riesgo más peligrosos para el corazón: la diabetes o prediabetes, obesidad abdominal, cambios en la tasa de colesterol y elevada presión arterial. A pesar de que el 80% de los casi 200 millones de adultos de la población mundial que padecen diabetes fallecerán de una enfermedad cardiovascular (1), las personas con síndrome metabólico también están en una fase de mayor riesgo, y tienen el doble de probabilidades de sufrir un ataque al corazón o infarto en comparación con el resto de personas que no padecen ese síndrome (2). Esto sitúa al síndrome metabólico y a la diabetes por delante del SIDA/VIH en términos de mortalidad y morbidad, aunque no sea un problema que cuente con el mismo reconocimiento (3). Las personas con síndrome metabólico tienen cinco veces más de probabilidades de desarrollar diabetes de tipo 2 (si no la padecen ya) (4). Esa es la naturaleza verdadera de la suma de los factores de riesgos adicionales que se espera de cada uno de los componentes (elevado número de triglicéridos cuando se evalúa el colesterol, por ejemplo) (5).

Conseguir unas definiciones primarias, tal y como indicó la OMS y a través de la NCEP ATP III, la nueva definición es fácil de utilizar por medio de los métodos clínicos. Elimina la necesidad de evaluar todo aquello que sólo estaba disponible a través de los métodos de investigación. En una persona que padecía síndrome metabólico, la nueva definición necesita disponer de una obesidad central además de los siguientes cuatro factores adicionales: elevada cifra de triglicéridos, reducción del colesterol HDL, aumento de la presión arterial o aumento del nivel de glucosa en el plasma (Nota A). El género, y por primera vez, la especificidad étnica, con puntos de estudio para evaluar la obesidad central tal y como se ha evaluado en la medida de la circunferencia de la cintura.

Hasta ahora se habían utilizado diferentes definiciones, que habían hecho que fuera difícil estimar la prevalencia del síndrome metabólico, realizando las comparaciones a nivel de naciones, pero los últimos datos presentados en Australia y EE.UU. han proporcionado una estimación de entre un 20% y un 25% de la población adulta (6,7).

El profesor Paul Zimmet, director del Instituto Internacional de la Diabetes y coautor de la declaración consensuada, declaró: "La clave para luchar contra la escalada de esta pandemia está en una mejor comprensión de la enfermedad y su diagnosis primaria y tratamiento del síndrome metabólico. A pesar de que no existe un tratamiento completo para el síndrome metabólico, sabemos que los cambios en los estilos de vida, por ejemplo los cambios en la dieta y el aumento de ejercicio, son la base de la estrategia del tratamiento. Además, las nuevas terapias están en el punto de mira para hacer frente a los factores de riesgo que podrían servir para reducir la mortalidad y morbidad cardiovascular y diabética".

Además de la herramienta de diagnosis, la nueva declaración consensuada de la IDF incluye la recomendación de criterios adicionales incluidos en la investigación y estudios epidemiológicos del síndrome metabólico. A pesar de que la principal causa del síndrome metabólico sigue siendo sujeto de un intenso debate, la declaración consensuada de la IDF considera la distribución anormal de las grasas abdominales y la resistencia a la insulina como una de las causas potenciales interrelacionadas.

(Nota A) Para conocer el "Backgrounder 1" del texto completo sobre la nueva definición visite la página www.idf.org/webcast , donde podrá ver la presentación para la prensa

Agradecimientos

La definición consensuada del síndrome metabólico IDF ha recibido el apoyo de la beca educativa de AstraZeneca Pharmaceuticals.

Referencias

1. Diabetes Atlas, second edition, International Diabetes Federation, 2003

2. Isomaa B, Almgren P, Tuomi T et al. Cardiovascular morbidity and mortality associated with the metabolic syndrome. Diabetes Care 2001;24(4):683-9

3. Diabetes Action Now, International Diabetes Federation and World Health Organisation, 2004

4. Stern M, Williams K, Gonzalez-Villalpando C et al. Does the metabolic syndrome improve identification of individuals at risk of type 2 diabetes and/or cardiovascular disease? Diabetes Care 2004;27(11):2676-81

5. Sattar N, Gaw A, Scherbakova O. Metabolic syndrome with and without c-reactive protein as a predictor of coronary heart disease and diabetes in the West of Scotland Coronary Prevention Study. Circulation 2003;108:414-9

6. Dunstan DW, Zimmet PZ, Welborn TA et al. The rising prevalence of diabetes and impaired glucose tolerance. The Australian Diabetes, Obesity and Lifestyle Study. Diabetes Care 2002;25:829-34

7. Ford ES, Giles WH, Dietz WH. Prevalence of the metabolic syndrome among US adults: findings from the third National Health and Nutrition Examination Survey. JAMA 2002;287(3):356-9

FUENTE International Diabetes Federation