Nuevo método para proteger los estómagos con jugo no ácido del acetaldehído carcinogénico

12 Feb, 2009, 21:48 GMT de Biohit Oyj

HELSINKI, February 12 /PRNewswire/ -- Los investigadores de la Universidad de Helsinki y del Helsinki University Central Hospital, en cooperación con Biohit Oyj, han desarrollado un nuevo método que ayuda a reducir el riesgo de cáncer que provoca el acetaldehído en un estómago con jugo no ácido. Se han presentado los resultados favorables de los primeros ensayos clínicos en el 11 Finnish Gastroenterology Seminar (XI Gastropäivät) celebrado en Helsinki el 12 de febrero de 2009.

(Logo: http://www.newscom.com/cgi-bin/prnh/20081103/327166)

El método utiliza una cápsula que libera de forma lenta pequeñas cantidades de cisteína en el estómago de forma localizada. La cisteína es un aminoácido completamente seguro, y normalmente se ingieren 1 o 2 gramos al día como parte de una dieta estándar. La cisteína libre granular contenida en la cápsula (100-200 mg) se propaga lentamente por el estómago, e incluso a través de él, enlazando de forma eficaz las moléculas de acetaldehído, dejándolas inactivas.

Biohit pretende comercializar sus cápsulas BioCyst durant el año 2009.

Un estómago no ácido es el principal factor de riesgo para el cáncer gástrico

Una infección por helicobacter pylori o una enfermedad autoinmune podrían producir una gastritis atrófica (daño en la mucosa gástrica), y posteriormente un estómago no ácido, que es el principal factor de riesgo para el cáncer gástrico, aumentando además el riesgo de padece un cáncer de esófago. Cuando el paciente está sano, un estómago con un jugo gástrico ácido está libre de microbios, mientras que las bacterias de la boca pueden vivir y multiplicarse en un estómago no ácido.

El acetaldehído es el primer producto metabólico de alcohol que producido por microbios o en ocasiones por células de la mucosa. El acetaldehído está también presente en el humo del tabaco en cantidades de cerca de mil veces superiores al de otros productos carcinógenos del tabaco. Los riesgos combinados de alcohol y tabaco son sinergísticos.

Muchas bebidas no alcohólicas y alimentos contienen pequeñas cantidades de alcohol que son transformadas directamente en acetaldehídos por microbios, tanto en la boca como en un estómago no ácido. En estómagos con un jugo gástrico poco ácido o libre de ácido, los microbios también producen acetaldehído y alcohol procedente del azúcar.

Existen destacadas pruebas científicas de recientes estudios que demuestran que el acetaldehído es un carcinógeno. La sustancia causa cáncer en animales de laboratorio. También existen tres mutaciones de genes humanos conocidas que se sabe que aumentan la exposición del tracto digestivo superior hasta el acetaldehído cuando se consume alcohol. Las personas que portan estas mutaciones de genes tienen un riesgo muy superior de desarrollar cáncer del tracto digestivo superior si beben alcohol, y hay cientos de millones de personas en el mundo que han heredado estas mutaciones genéticas. Una persona que fume, sea consumidor de alcohol a gran escala y porte dos de estas mutaciones genéticas tiene 380 más probabilidades de riesgo de desarrollar cáncer de esófago.

Cerca del 5% de las personas mayores de 50 años en los países desarrollados padecen estómago no ácido, y esta enfermedad es todavía más habitual en Europa oriental y Asia. A pesar de que la mayor parte de las personas no muestran ningún síntoma, la enfermedad se puede diagnosticar con un gastroscopio o incluso más fácilmente con un sencillo test de sangre (GastroPanel de Biohit Oyj). Gracias a la utilización de medicamentos PPI que previenen la secreción ácida del estómago también se consigue la producción de acetaldehído micróbico en jugo gástrico poco ácido o en estómago con jugo no ácido.

FUENTE Biohit Oyj