Primer estudio mundial sobre deficiencias en el tratamiento del asma revela cuestiones que pueden afectar a la situación del paciente

06 Dic, 2005, 11:00 GMT de World Allergy Organization

MILWAUKEE, December 6 /PRNewswire/ --

- Los efectos secundarios de la medicación para el asma y la falta de comunicación entre médico y paciente afectan al grado de adhesión del paciente al tratamiento

Los resultados del primer estudio cuantitativo internacional realizado sobre deficiencias en el tratamiento del asma, revelados hoy en Londres, ponen de manifiesto la existencia de discrepancias significativas en las evaluaciones sobre el tratamiento actual del asma, entre médicos y pacientes, en aquellas cuestiones que pueden suponer una consecuencia sobre la salud, entre las que se incluyen los efectos secundarios de la medicación, la educación de los pacientes y la comunicación entre médico y paciente. El estudio Global Asthma Physician and Patient (GAPP) fue llevado a cabo en 16 países para destacar el impacto del asma a escala mundial, una enfermedad cuya prevalencia está creciendo aproximadamente en un 50 % cada década.

"La comunicación continuada entre médico y paciente es esencial en el tratamiento de ciertas condiciones crónicas como el asma, y el estudio del GAPP revela que aún queda mucho por hacer para mejorar este diálogo en cada país estudiado", afirmó el Dr. G. Walter Canonica, de la Universidad de Génova, Italia, para la Organización Mundial de Alergia. "Un punto desde el que empezar es el área de los efectos secundarios, en donde los resultados demuestran que existen divergencias significativas entre facultativos y pacientes".

Existe una discrepancia entre la concienciación real del paciente acerca de los efectos secundarios y la concienciación del paciente sobre tales efectos percibida entre los médicos. Los hallazgos sugieren que cerca de un tercio (31 %) de los pacientes afirma que "ignora" el potencial de los efectos secundarios de los tratamientos para el asma a largo plazo asociados a la inhalación de corticoesteroides (ICS), mientras que los médicos consideran que la concienciación de los pacientes sobre los efectos secundarios es mucho mayor. Únicamente el 3 % de los facultativos cree que los pacientes "ignoran" el potencial de efectos secundarios a corto plazo, y el 7 % lo cree para los efectos secundarios a largo plazo.

La experimentación de efectos secundarios afecta a la adhesión del paciente al tratamiento

El 34 % de los pacientes que han seguido la medicación cree haber experimentado efectos secundarios a corto plazo, entre los que se incluyen úlceras bucales, faringitis o ronquera derivadas de su medicación para combatir el asma, y el 19 % cree que ha experimentado efectos secundarios a largo plazo.

Los pacientes que han experimentado efectos secundarios suelen citarlos como una razón suficiente para la no adhesión al tratamiento; sólo el 26 % de los pacientes informa de que siguen el tratamiento al menos la mitad del tiempo establecido. Los pacientes que no siguen sus regímenes de tratamiento informan de un impacto mayor sobre su salud y calidad de vida, incluyendo el empeoramiento de los síntomas (69 %) y más frecuentemente ataques de asma o exacerbaciones de los mismos(41 %). Los médicos sobrestimaban considerablemente la frecuencia con la que sus pacientes seguían los regímenes de tratamiento.

"Estos hallazgos revelan deficiencias claramente definidas en la categoría del tratamiento del asma", manifestó el Dr. Carlos E. Baena-Cagnani, de la Universidad Católica de Córdoba, Argentina, para la Organización Mundial de Alergia. "Los pacientes que no siguieron su medicación para el asma de acuerdo a las instrucciones recibidas informaron que este tenía un mayor impacto sobre su salud y su calidad de vida. La mayor instrucción de los pacientes y los nuevos tratamientos pueden afrontar algunas de las cuestiones que han surgido en este estudio y, potencialmente, mejorar la situación de los pacientes".

Incoherencia de los informes sobre el tiempo empleado en la educación al paciente

En cada país estudiado, los pacientes y los médicos informan de manera espectacularmente diferente en su evaluación sobre cuánto tiempo emplean en la orientación durante las visitas a la consulta: El 23 % de los pacientes estimaron, globalmente, que no se emplea tiempo alguno durante sus visitas a la consulta destinado a conocer las técnicas para el manejo satisfactorio del asma; sin embargo, el 87 % de los médicos estimaron que hasta la mitad de sus consultas con pacientes de asma se empleaba en este tema.

Otro hallazgo digno de mención es que hasta la mitad de los pacientes informan que nunca hablan de los efectos secundarios a corto o largo plazo con sus médicos; sin embargo, un número aplastante de facultativos manifiesta que comentan los efectos secundarios con sus pacientes.

El estudio GAPP no define únicamente una clara deficiencia en el tratamiento del asma, sino que también revela que existe una relación directa entre la comunicación que se establece entre médico y paciente y la adhesión al tratamiento. Aquellos pacientes que informan de un mayor diálogo con sus médicos sobre las técnicas para el manejo satisfactorio del asma informan, a su vez, de una mayor adhesión a los regímenes de tratamiento.

Pacientes y facultativos se muestran de acuerdo en que se debe perfeccionar el tratamiento médico para el asma

Aunque la valoración de pacientes y facultativos sobre el manejo de la enfermedad del asma difieren, ambos se muestran de acuerdo en que los tratamientos para el asma que se encuentran disponibles en la actualidad están lejos de ser los ideales. Mientras que los médicos (95 %) consideran que los ICS son el "mayor estándar" para el tratamiento del asma, también informan de que se muestran menos satisfechos con los "efectos secundarios" de los ICS disponibles en la actualidad.

Los facultativos estarían dispuestos (85 %) a prescribir un nuevo ICS si este incluyera un perfil de tolerabilidad y seguridad mayor. Concretamente, un nuevo ICS con una eficacia comparable y un perfil de tolerabilidad mayor es apoyado ampliamente por una variedad de subgrupos de pacientes, para los cuales el asma ha tenido un efecto particularmente acusado en sus vidas.

Acerca del Consejo asesor del estudio GAPP

El Consejo asesor del estudio GAPP se compone de las siguientes organizaciones profesionales y grupos de apoyo al paciente:

- Organización Mundial de Alergia

La Organización Mundial de Alergia (WAO, por sus siglas en inglés), es una organización internacional paraguas entre cuyos miembros se agrupan 80 sociedades, de ámbito regional y nacional, de alergología, asma e inmunología clínica de todo el mundo. Por medio de la colaboración con las sociedades miembro, la WAO proporciona programas educativos de alcance directo, simposios y conferencias a sus miembros en 92 países. La organización fue fundada en 1951 y ha organizado con éxito 18 congresos.

- American College of Allergy, Asthma & Immunology

La organización del American College of Allergy, Asthma & Immunology (ACAAI) es una asociación profesional norteamericana compuesta por 4.900 alergólogos/inmunólogos y fundada en 1942. La misión de ACAAI es la de mejorar la calidad del cuidado al paciente en el ámbito de la alergia y de la inmunología a través de la investigación, el apoyo y la educación pública y profesional.

- Allergy Asthma Network/Mothers of Asthmatics

La organización Allergy Asthma Network/Mothers of Asthmatics (AANMA) fue fundada en 1985. AANMA es una red norteamericana sin ánimo de lucro de familias que luchan para superar, no sobrellevar, las alergias y el asma.

    
    El grupo de trabajo del estudio GAPP
    - Michael S. Blaiss, del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad
      de Tennessee, Memphis, TN, EE.UU, para el American College of Allergy,
      Asthma & Immunology

    - Carlos E. Baena-Cagnani, de la Universidad Católica de Córdoba,
      Argentina, para la Organización Mundial de Alergia

    - G. Walter Canonica, Universidad de Génova DIMI, Italia, para la
      Organización Mundial de Alergia

    - Ronald Dahl, Aarhus University Hospital, Departamento de Enfermedades
      Respiratorias, Aarhus, Dinamarca, para la Organización Mundial de
      Alergia 

    - Michael A. Kaliner, Institute for Asthma & Allergy, Chevy Chase, MD,
      EE.UU., para la Organización Mundial de Alergia

    - Nancy Sander, The Allergy and Asthma Network Mothers of Asthmatics,
      Fairfax, VA, EE.UU.

    - Erkka J. Valovirta, Turku Allergy Center, Turku, Finlandia, para la
      Organización Mundial de Alergia

Diseño del estudio/Metodología

Harris Interactive(R) llevó a cabo el estudio en nombre del Consejo asesor del estudio GAPP por medio de entrevistas llevadas a cabo via online, por teléfono y en persona entre el 18 de mayo y el 24 de agosto de 2005. Se llevaron a cabo un total de 3.459 entrevistas (1.726 adultos mayores de 18 años a los que se había diagnosticado asma, y 1.733 médicos especialistas o generalistas que reconocían a adultos) en 16 países: Australia, Bélgica, Brasil, Canadá, Francia, Alemania, Irlanda, Italia, Japón, los Países Bajos, Polonia, Sudáfrica, España, Suiza, el Reino Unido y los Estados Unidos. El tamaño de las muestras para cada país fue de alrededor de 100, tanto para pacientes como para facultativos, excepto en los Estados Unidos, donde el tamaño de las muestras fue de alrededor de 200 para cada grupo. Los facultativos debían cumplir los siguientes requisitos: haber practicado actualmente la medicina durante un periodo de 3-30 años, examinar al menos a tres pacientes adultos de asma a la semana, prescribir al menos una receta de medicamentos para el asma a la semana. Entre los generalistas se incluye a médicos de familia, de cabecera y de medicina interna, y los especialistas incluyen alergólogos, neumólogos y médicos de especialidad broncopulmonar.

Los datos procedentes de los Estados Unidos fueron los únicos datos ponderados. Los datos de los facultativos se ponderaron según la especialidad médica, sexo y años de práctica, para reflejar las características de los médicos en el listado principal de médicos de la American Medical Association. Los datos de los pacientes fueron ponderados según sexo, educación, edad, familia, ingresos y región, para reflejar las características de los pacientes adultos de asma del National Health Interview. Los datos procedentes del resto de países estudiados no fueron ponderados.

El estudio GAPP fue subvencionado por ALTANA Pharmaceuticals.

Acerca del asma

El asma es una enfermedad pulmonar crónica causada por la inflamación de las vías respiratorias y que resulta en la obstrucción de las mismas como respuesta a ciertos estímulos. La alergia es responsable de más del 50 % de los casos de asma entre los adultos. Los individuos atópicos - aquellos que presentan una tendencia familiar o personal para ser más sensibles y que producen anticuerpos IgE frente a los alérgenos - experimentan, con frecuencia, más de una enfermedad alérgica, así como rinitis alérgica, conjuntivitis alérgica y eczema atópico, que coexisten, frecuentemente, con el asma alérgica. Se caracteriza por una variedad de síntomas que incluyen estertores, toses y tensión en las vías respiratorias, lo que ocasiona una falta de aliento y que puede llegar a amenazar la vida. Según la Iniciativa Global para el Asma (GINA, por sus siglas en inglés), existen más de 300 millones de asmáticos en todo el mundo, y las muertes debidas al asma totalizan más de 180.000 al año.

Acerca de Harris Interactive(R)

Harris Interactive Inc. (www.harrisinteractive.com), con sede en Rochester, New York, es la decimotercera empresa de estudios de mercado en el mundo en importancia y en desarrollo, conocida principalmente por la encuesta The Harris Poll(R) y por su liderazgo pionero en la industria de los estudios de mercado online. Ampliamente reconocida por sus clientes por la provisión de perspectivas que permiten decisiones comerciales seguras, la Compañía mezcla la ciencia de la investigación innovadora con el arte de la labor consultiva estratégica para proporcionar conocimiento conducente al valor perdurable y mensurable.

Harris Interactive sirve a sus clientes de todo el mundo a través de sus oficinas, situadas en los Estados Unidos, Europa ( www.harrisinteractive.com/europe) y Asia, su filial Novatris en París, Francia (www.novatris.com), así como a través de una red internacional independiente de compañías de investigación afiliadas.

FUENTE World Allergy Organization