Se celebra en Viena el 8 Congreso Internacional sobre la Terapia de Olas de Choque - Se han conseguido unos resultados muy importantes en la cura de heridas y de las enfermedades de miocardio

01 Jun, 2005, 09:23 BST de International Society for Muscolosceletal Shockwave Therapie (ISMST)

VIENA, Austria, June 1 /PRNewswire/ -- La nueva y eficaz terapia extracorpórea de olas de choque no invasora y casi sin efectos secundarios ha demostrado unos excelentes resultados no sólo en casos de ortopedia y traumatología, sino también en el tratamiento de las heridas recientes y crónicas y en las enfermedades circulatorias y del músculo de miocardio. Estos descubrimientos se presentaron en el ISMST-Congress de Viena (Austria), celebrado el 30 y 31 de mayo de 2005). El evento cuenta con el patrocinio de la Austrian Social Insurance for Occupational Risks.

Las encuestas sobre circulación lobular y modelos de quemadura de las ratas de la Universitatsklinik Innsbruck, en Austria, han demostrado que las terapias de ondas han superado a todos los tratamientos aplicados anteriormente. De este modo, las olas de choque se han convertido en un tratamiento para las alteraciones cutáneas más habituales, como las úlceras crónicas, úlceras de decúbito y las heridas o quemaduras con mala transpiración o infectadas. Un proyecto piloto realizado en Viena y Berlín desde septiembre de 2004 hasta enero de 2005 reclutó a cerca de 100 pacientes que tenían lesiones cutáneas, consiguiendo una transpiración completa en el 80% de su cuerpo, mientras que el 11% consiguió un éxito superior al 50%.

Gracias a la aplicación de las olas de choque en experimentos utilizando cerdos, los investigadores japoneses consiguieron unos resultados sorprendentes, como la mejora del neoplasma de los vasos sanguíneos. La primera aplicación clínica en humanos realizada en Europa ha confirmado estos resultados, obteniendo la mejora de la circulación del músculo de miocardio y descendiendo el número de ataques al corazón.

Los científicos han asumido un efecto bioquímico que inicia el crecimiento de los vasos de la sangre y que sirve para liberar los factores de crecimiento, consiguiendo la cura de los tejidos agravados crónicamente.

El profesor y doctor Ching-Jen Wang (de Kaoshiung, Taiwán), ha demostrado la "respuesta biológica" de la terapia basada en las olas de choque, siendo varias las proteínas responsables del proceso de curación ("factor de crecimiento"), que causan un aumento de la integración de los nuevos vasos de sangre formados, además del crecimiento de nuevos tejidos, acelerando el proceso de curación y consiguiendo la mejora de la circulación en el músculo de miocardio, la formación de nuevos huesos y la formación de nueva piel en la zona de las lesiones.

Consultas: Doctor Wolfgang Schaden, de la ISMST General Secretary, e-mail ismst@aon.at

www.auva.at

FUENTE International Society for Muscolosceletal Shockwave Therapie (ISMST)