Tromboembolismo arterial (VTE) - un importante problema de salud global

27 Jun, 2006, 16:57 BST de International Union of Angiology

LISBOA, Portugal, June 27 /PRNewswire/ -- La nueva versión de la Declaración del Consenso Internacional de Prevención y Tratamiento del Tromboembolismo Arterial (VTE), uno de los principales documentos de consenso de expertos dedicados específicamente a la prevención y tratamiento del VTE, se ha presentado en el 22 Congreso de la Unión Internacional de Angiología de Lisboa (Portugal).

"Estas directrices internacionales proporcionan las guías de recomendación mediante una visualización rigurosa de las evidencias clínicas a través de un panel de expertos internacionales. Estas directrices basadas en la evidencia proporcionan las recomendaciones actualizadas de las terapias apropiadas y de las estrategias médicas para utilizarlas con diferentes categorías de pacientes que están en riesgo de padecer VTE", comentó Andrew Nicolaides, Profesor emérito del Imperial College de Londres (Reino Unido), y Presidente del comité editorial de directrices.

VTE se considera un grave problema de salud a nivel global. La incidencia anual del VTE en Europa y Norteamérica es de cerca de 160 por cada 100.000 para DVT, 20 por cada 100.000 en lo que respecta a los casos de PE no mortal sintomáticos y una incidencia de PE mortal de 50 por cada 100.000.

Lo más destacado de estas directrices 2006 es lo siguiente:

- Se ha pretendido mejorar la prevención de la trombosis en los pacientes médicos y quirúrgicos. Los pacientes médicos son los que cuentan con el mayor presupuesto de la enfermedad. Los casos mortales de PE son la principal causa de muerte repentina en los pacientes médicos hospitalizados, y se estima que cerca de 1 de cada 20 de ellos sufren PE mortal como consecuencia de la ausencia de una profilaxis VTE adecuada.

- Existe una importante recomendación de que "todos los pacientes médicos enfermos deberán evaluarse de forma rutinaria para controlar el riesgo de VTE y considerar la tromboprofilaxis adecuada".

- Deberá enfatizarse la profilaxis adecuada, en términos de la selección de los agentes y de la duración de su utilización. La profilaxis prolongada durante un periodo de entre 4 y 6 semanas es necesaria en algunos pacientes.

- Como alternativa cuando la profilaxis farmacológica está contraindicada, los métodos mecánicos, como la compresión neumática intermitente y la compresión graduada son recomendables para la prevención de las trombosis arteriales profundas. - Los pacientes con cáncer tienen un riesgo particular de sufrir VTE. La trombosis es la segunda causa principal de fallecimiento en pacientes con cáncer conocido. Para los pacientes con cáncer, tanto la enfermedad avanzada y quirúrgica como los tratamientos anticáncer médicos son conocidos por aumentar el riesgo de sufrir una trombosis. Por ello es vital asegurarse de que cuando los pacientes tienen un elevado riesgo de sufrir una trombosis reciben la profilaxis adecuada.

- Las diferentes opciones terapéuticas recomendadas en las directrices se seleccionan basándose en la disponibilidad de las evidencias clínicas específicas en cada una de las situaciones clínicas, para cada uno de los métodos de prevención. Las heparinas de bajo peso molecular (LMWHs) siguen manteniéndose para la prevención y tratamiento de VTE," la elección de LMWH deberá reflejar el nivel de evidencia clínica y la aprobación de las autoridades reguladoras en cada una de las indicaciones".

"VTE es un importante problema de la salud y un tema vital para la seguridad de los pacientes. Se trata de una enfermedad previsible en la gran mayoría de pacientes de riesgo cuando se emplea la profilaxis adecuada", indicó el doctor Ajay Kakkar, Responsable del Centro de Ciencias Quirúrgicas de Barts y de Londres, de la Escuela de Medicina y Odontología Queen Mary y del Instituto de Investigación de la Trombosis de Londres (Reino Unido), Vicepresidente del comité editorial de las directrices.

"La implementación de las estrategias de evaluación rutinarias se encarga de evaluar el riesgo de VTE como objetivo importante, y contribuye a la prevención de esta enfermedad. La IUA sigue manteniendo el compromiso con la amplia distribución de las nuevas directrices del consenso y su implementación", comentó el profesor Jawed Fareed, director de los Laboratorios de Investigación de Hemostasis y Trombosis de la Universidad de Loyola, en Chicago (EE.UU.), y vicepresidente del comité editorial de las directrices.

Historial

Acerca de VTE: VTE se produce cuando un coágulo de sangre, o trombo, se forma en la vena y bloquea los vasos sanguíneos. VTE incluye la trombosis arterial profunda (DVT) y el embolismo pulmonar (PE). PE es una complicación que pone en riesgo la vida y que se produce cuando el coágulo de sangre se separa del vaso, entra en circulación y se introduce en los pulmones. Los factores que predisponen a los pacientes a VTE son los siguientes: Estasis arterial, alteraciones de los constituyentes sanguíneos y cambios en la superficie de los vasos. Es necesario que se den al menos dos de estos factores para que se produzca VTE. Las principales influencias clínicas predispuestas son la inmovilización, trauma, cirugía, infecciones y periodo post-parto. Otras de las influencias predispuestas son la edad, la obesidad y el cáncer, anterior historial de trombosis de venas, varices, deshidratación y terapia hormonal (tratamientos contraceptivos...), que a menudo son el historial de la trombofilia.

Acerca de IUA - La International Union of Angiology es una sociedad dedicada a la medicina vascular, cirugía vascular e intervenciones endovasculares. Fundada en 1950, la IUA reúne a expertos de 71 países diferentes. Su objetivo es estimular, a nivel internacional, el conocimiento científico en todos los aspectos de la angiología, ya sea a través de la investigación básica como por medio de los estudios clínicos. Se celebran conferencias internacionales cada dos años.

Acerca de las directrices - Las directrices presentan la evidencia de un formato conciso, y pretenden indicar no sólo la magnitud del efecto de los diferentes regímenes profilácticos, sino también la cantidad de los estudios. También se suministra información sobre la seguridad (hemorragia clínicamente relevante y otros efectos secundarios). Cuando los estudios controlados de forma aleatoria no están disponibles, la falta de datos es evidente, por lo que se realizan las recomendaciones del diseño de los estudios adecuados. El sistema de grados utilizado por las directrices es consistente con los elevados estándares internacionales: Las recomendaciones de grado A se basan en las evidencias de nivel 1 de los ensayos aleatorios con resultados consistentes (por ejemplo, en los repasos sistemáticos), que se aplican de forma directa en la población deseada. Los ensayos controlados aleatorios sencillos no han sido aceptados como nivel 1, incluso pese a que han sido de alta calidad y han disfrutado de la metodología correcta, habiéndose clasificado como de grado B. Las recomendaciones de grado B se basan en las evidencias de nivel 1 de los ensayos aleatorios controlados con resultados menos consistentes, limitación de poder u otros problemas metodológicos, que se aplican directamente a la población deseada. Las recomendaciones de grado B se basan también en las evidencias de nivel 1 de los ensayos aleatorios controlados extrapolados de los diferentes grupos de pacientes dentro de la población deseada. Las recomendaciones de grado C se basan en las evidencias de nivel 2 de los estudios observacionales realizados de forma correcta con resultados consistentes, directamente aplicables a la población deseada. La información se completa a través de la inclusión de los datos de seguridad de cada uno de los ensayos (clínicamente relevantes en lo que respecta a las hemorragias y otros efectos adversos).

Las directrices acaban de ser publicadas en International Angiology, el diario oficial de la IUA: Nicolaides AN, Fareed J, Kakkar AK, Breddin HK, Goldhaber SZ, Hull R, et al. Prevention and treatment of venous thromboembolism. International Consensus Statement (directrices según las evidencias científicas). Int Angiol 2006 Jun;25(2):101-61.

FUENTE International Union of Angiology