Un estudio afirma la rentabilidad de los beneficios sociales y medioambientales de la biotecnología

24 Mar, 2011, 10:42 GMT de ABRASEM

SAO PAULO, March 24, 2011 /PRNewswire/ --

- Un estudio señala que los beneficios sociales y medioambientales de la biotecnología son rentables para la agricultura brasileña

- El maíz transgénico plantado por primera vez en Brasil en 2008 está ya consolidándose como un caso para la biotecnología agrícola mundial

Dejar de utilizar agua dulce para abastecer a Recife y Porto Alegre durante un año. Reducir el volumen de emisiones de CO2 que van a la atmósfera por el equivalente de lo que se compensaría por 22 millones de árboles. Dejar de quemar suficiente combustible para rellenar los tanques de 465.000 vehículos diesel. Dejar de propagar más de 120 miles de toneladas de pesticidas en los campos brasileños. Estos son algunos de los beneficios de adopción de biotecnología en la agricultura brasileña proyectada para los próximos 10 años, según los datos establecidos por Celeres Ambiental en un estudio para la Associacao Brasileira de Sementes e Mudas (ABRASEM - Brazilian Association of Seeds and Seedlings).

"Modernizar la agricultura e invertir en tecnología son los principales enfoques a los agricultores rurales, de modo que podemos superar el reto de alimentar a cada vez más personas mientras mantenemos o reducimos el área productiva, generando ingresos para el agricultor y minimizando el impacto en el medio ambiente", afirmó Narciso Barison Neto, director general de la asociación. "En el caso de las semillas, que es el negocio de los miembros de ABRASEM, la biotecnología es la principal herramienta tecnológica para unificar la productividad, los costes competitivos y la reducción del impacto medioambiental".

En la segunda mitad de 2010, Celeres (que es responsable de la parte económica del estudio) y Celeres Ambiental visitaron 396 propiedades rurales en diferentes partes de Brasil por cuarto año consecutivo, realizando una encuesta en el campo de los beneficios sociales, medioambientales y económicos de los cultivos modificados genéticamente actualmente aprobados en el país - semilla de soja, maíz y algodón.

Según la Organización de Alimentos y Agricultura de Naciones Unidas (FAO), el mundo debe tener la capacidad para producir alimentos para 9.000 millones de personas en 2050, en un planeta con cada vez menos áreas productivas disponibles. "Esto significa que los agricultores deben ser más eficaces con sus cosechas, reduciendo su independencia para con los pesticidas y el excesivo uso de agua. Este aumento de producción agrícola debe ser sostenible, y demuestra de forma biotecnológica que es posible conseguirlo en Brasil", indicó la bióloga Paula Carneiro, especialista en medio ambiente.

La evolución del maíz transgénico

El caso del maíz transgénico en Brasil es un ejemplo en el contexto de la biotecnología agrícola mundial. Al realizar el seguimiento de las cuatro cosechas más destacadas a nivel de tierra, Celeres ha cargado como testigo, desde la primera plantación en Brasil en el año 2008, de los desarrollos dentro de la adopción de las primeras variedades transgénicas resistentes a los insectos. "Lo que es más chocante ha sido la rápida adopción de la tecnología por parte de los agricultores", indicó Anderson Galvao, quien se encargó de la supervisión de las evaluaciones económicas de las cosechas transgénicas de Celeres en el estudio ABRASEM.

En las cosechas 2009/2010 analizadas en los estudios, el 32,5% de la producción brasileña de maíz utilizó variedades transgénicas. Un año después - y tres años antes de la llegada del maíz GM a los campos - este nivel subió hasta el 57%, creciendo hasta el 75% durante la colecta de invierno. Por medio de la comparación, según Galvao, las semillas de soja GM, cuya plantación en Brasil fue aprobada para la cosecha 2005/2006 (pero estaba preparada para plantarse en suelo brasileño de forma ilegal desde comienzos de la década), necesitó de nueve años para conseguir el mismo 57% para el total de la cosecha brasileña de semilla de soja.

La bióloga Paula Carneiro señaló que eran principalmente los beneficios sociales y medioambientales de plantación del maíz transgénico los que estimularon la rápida aceptación por parte de los agricultores, ya que conlleva una economía destacada de entrada. En el caso de los pesticidas, por ejemplo, en la cosecha 2009/2010, los agricultores economizaron el equivalente a 2.700 toneladas de ingredientes activos en la aplicación a sus cosechas. Esta cantidad fue del doble dentro de la reducción conseguida en la cosecha anterior (2008/2009), que fue la primera en la que se implicaron los híbridos transgénicos en Brasil.

En los próximos diez años, la adopción de la biotecnología para el crecimiento del maíz hará que sea posible una reducción en el área de siembra con esta cosecha de 49,5 millones de hectáreas. "Este resultado debería verse como un ahorro medioambiental y económico, para que los agricultores puedan conseguir hacer uso de esto de forma posterior, y por ello actúen de una forma más sostenible. Las otras cosechas que están adoptando la biotecnología agrícola en Brasil - algodón y semillas de soja - también permiten un ahorro no menos importante en el uso de las tierras agrícolas, de 9,3 millones de hectáreas", explicó Paula Carneiro.

Análisis de los beneficios medioambientales con la adopción de la

biotecnología en Brasil

    
    (Cantidades anuales basadas en las adopciones previstas)
    
                                    00/01     08/09     09/10      19/20
    H2O: Beneficios netos 
     (miles de millones
     de litros/año)                   0,4       2,1       3,6       18,1
    Diesel: Beneficio neto
     (millones de litros/año)         3,7      17,8      29,7      150,8
    Equivalente de CO2: Beneficio
     neto (1.000 toneladas
     CO2/año)                         9,8      47,1      78,8      399,9
    Uso de ingredientes activos:
     Beneficio neto 
     (1.000 toneladas
     a.i./año)                        0,2       1,3       2,7       17,2

Emisor: Celeres

El rango completo de los estudios está disponible en los sitios web de ABRASEM, Celeres Ambiental y Celeres en Internet: http://www.abrasem.com.br, http://www.celeresambiental.com.br y http://www.celeres.com.br.

Acerca de Abrasem

La Associacao Brasileira de Sementes e Mudas (Abrasem - Asociación Brasileña de Semillas y Plantas de Semilleros) representa varios segmentos del sector de las semillas y plantas de semilleros de Brasil, comenzando con el principio del ciclo de producción agrícola, proporcionando ayuda técnica a los agricultores rurales y prestando apoyo a la investigación y desarrollo de nuevas variedades de plantas que son más adaptables a las regiones geográficas variadas del país. Fundada en 1972, Abrasem reúne a 12 asociaciones de agricultores de semillas y plantas de semilleros, además del segmento de la investigación (obtenedores), estando compuesta por 620 miembros agricultores, 4.000 técnicos y 15.000 personas dedicadas a las ventas, además de crear cerca de 220.000 puestos de trabajo directos e indirectos. Si desea conocer más visite la página web: http://www.abrasem.com.br.

    
    Más información para la prensa:
    Barcelona Solucoes Corporativas e Relacoes Institucionais
    +55-(11)-3034-3639

    Contacto: Bruno Viecili
    +55-(11)-3034-3639
    bruno@barcelonasolucoes.com.br

FUENTE ABRASEM