Una completa investigación concluye que la toxina botulínica A es segura y tolerada en muchos de sus usos

14 Jun, 2004, 07:00 BST de Baylor College of Medicine de ,University of Wurzburg

$codeDebug.log("output array of get country targets countryT

ROMA, June 14 /PRNewswire/ -- Un revisión sistemñatica y un análsis meta de os ensayos clínicos llevados a cabo durante los últimos 15 años con toxina botulínica de tipo A (BOTOX) tiene un perfil favorable de seguridad y tolerancia en una amplia gama de indicaciones desde graves condiciones neurológias hasta usos cosméticos.

Las conclusiones del análisis meta, la revisión más completa de la seguridad de la toxina botulínica de tipo A hasta la fecha, fueron anunicadas en el VII congreso internacional de la Movement Disorder Society, celebrado en Roma, por los investigadores del Baylor College of Medicine de Houston y la Universidad de Wuerzburg, Alemania. El estudio se publicar''a en el volúmen 20, de la séptima edición de Current Medical Research and Opinion.

"Esta es la primera vez que se hace una revisión completa de la toxina botulínica de tipo A. Se ha realizado un estudio acerca de una amplia gama de indicaciones," comentó Marcus Naumann, profesor de neurología de la Universidad de Wuerzburg, Alemania y co-autor del análsis meta. "Esta investigación representa un completo entendimiento del perfil de seguridad de la toxina botulínica de tipo A."

"Pocos, si es que hay algno, agentes terapeuticos se han estudiado en tantas aplicaciones médicas como la toxina botulínica de tipo A," comentó Joseph Jankovic, profesor de neurología y director del Parkinson's Disease Center y Movement Disorders Clinic en Baylor College of Medicine, Houston, un investigador líder del análisis. "Hemos concluido que la toxina botulínica de tipo A tiene un perfil adecuado de seguridd y tolerancia, lo que concuerda con la gran cantidad de usos clínicos y cosméticos para los que se utiliza."

Para el análisis meta, ñlos investigadores revisaron un total de 36 ensayos clínicos aleatorios y controlados realizados en los últimos 15 años y con una población de pacientes de 2.309 tratados con toxina botulínica de tipo A (1.425) o con control (884). Debido a las distintas formulaciones de los tipos de toxina botulínica hay distintos perfiles de seguridad y tolerancia, este análsisi se ciño a la formulación más común de la toxina botulínica de tipo A (BOTOX, AllerganInc.). El analsis incluyo estudios de la toxina botulínica de tipo A en el tratamiento de distonias y otros desordenes del movimiento; uso cosmético; enfermedades del tracto gastrointestinal y urológicas; desórdenes glandulares; dolor de espalda y de cabeza y palsia/espasticidad cerebral (incluyendo pasticidad tras embolia).

No se registraron efectos secundarios graves eb ninguno de los 36 estudios clínicos revisados. En total, los efectos secundarios moderados en los pacientes tratados con la toxina botulínica de tipo A fueron del 25 por ciento, frente al 15 porciento de los pacientes del grupo de control (p<0.001). Todos los efectos colaterales registrados fueron temporales y localizados en el lugar de la inyeccion. No hubo diferencias importantes entre los dos grupos en términos de frecuencia del dolor o reacciones en el lugar de la inyección; la frecuencia del dolro de cabeza, dolor de espalda, de cuello o la frecuencia de la tosis (caída de los párpados).

"Una de las razones de la escasa aparición de efectos ecundarios es que la toxina botulínica de tipo A se adminitra mediante pequeñas inyecciones directamente en la gládula o músculo afectado," comentó Naumann. "Los efectos secundarios con la toxina botulínica de tipo A deenden en gran medida del lugar de la inyección y del uso terapuetico. En algunas aplicaciones terapeuticas, como la debilidad local muscular, se valora la forma en que le tratamiento actua. De hecho, en los estudios se señala que ninguno de los pacientes percibió la debilidad debido al tratamiento como interferencia en sus funciones de la vida diaria," concluyó Naumann.

La debilidad local transitoria de los músculos en el lugar de la inyección, un efecto secundario esperado de la toxina botulínica de tipo A y de su mecanismo de acción, fue el único efecto secundario registrado con más frecuencia tras el uso de la toxina botulínica de tipo A en lugar de placebo.

La debilidad focal se registró como efecto secundario cuando la toxina botulínica de tipo A se utilizó para tratar temblores, especialmente temblor de manos. Todos los estudios esencial de temblor concluyeron en que la debilidad puede reducirse al ajustar la dosis y la técnica de la inyección.

Lo sautores también destacaron que la tasa de efectos secundarios vistos en el meta análisis coincide con la seguridad y tolerancia de la toxina botulínica de tipo A observada en estudios clínicos de larga duración de al menos 15 años.

"La prevalencia de efectos secundarios ha descendido en los últimos años ya que los médicos se han familiarizado con su uso y con nuevas técnicas de aplicación que minimizan estos efectos," confirmó Naumann.

La toxina botulínica de tipo A es una proteína purificada derivada de la bacteria Clostridium botulinum. El tipo A es uno de las sietetoxinas botulínicas antigénicas producidas por distintos filtrados de la bacteria. Trabaja bloqueando los impulsos nerviosos que disparan las contracciones musculares hiperacivas causando una relajación muscular. El efecto es temporal y normalmente dura varios meses, pero esta duración varía en función de la condición tratada.

El análisis meta fue apoyado por una beca no restringida de Allergan,Inc.

FUENTE Baylor College of Medicine; University of Wurzburg