Declaración conjunta de Bork y Sidak sobre las demandas antimonopolio de Google

WASHINGTON, 8 de octubre de 2012 /PRNewswire/ -- Desde hace un año Google lleva en el punto de mira de las investigaciones antimonopolio en Estados Unidos y Europa, pero ahora la compañía de búsqueda ha devuelto el fuego. En un informe encargado por Google y publicado hoy, los dos prestigiosos expertos antimonopolio desmienten las demandas de las críticas a Google, ya que carecen de cualquier argumento económico o legal competente para un caso gubernamental antimonopolio.

What Does the Chicago School Teach About Internet Search and the Antitrust Treatment of Google? es el trabajo del juez Robert Bork y del profesor Gregory Sidak. El informe examina las teorías legales de las críticas de Google y compara estas conjeturas con la experiencia de búsqueda del mundo real.

Las siguientes declaraciones podrían atribuirse a Bork y Sidak:

Las críticas hacia Google afirman que el tamaño de Google hace que sea el "puerto hacia Internet" y que las prácticas de búsqueda de Google van en contra de la competencia, como la forma en la que clasifica los resultados de búsqueda. Bork y Sidak tratan el tema de si Google en realidad presenta la capacidad e incentivo de bloquear a la competencia desde sus resultados de búsqueda. Aunque las demandas de la crítica indican cómo las prácticas de búsqueda de Google podrían dañar a los rivales de Google en la búsqueda, Bork y Sidak han solicitado si las prácticas que se emiten bajo el fuego antimonopolio dañan realmente a los consumidores y los procesos de competencia. De forma similar, se preguntan si los remedios propuestos antimonopolio solo podrían proteger las posiciones de mercado de los competidores de Google a expensas del bienestar de los consumidores.

Gracias a la Chicago School de derecho y económicas, los tribunales han enfatizado que desde finales de los años 70, la ley antimonopolio protege a los consumidores de los procesos de competitividad. La distinción entre la monopolización por medio de medios ilegales y el crecimiento de la rivalidad con méritos es vital para examinar las prácticas de investigación para las que las agencias antimonopolio de Estados Unidos y Europa llevan investigando Google desde 2010.

Los competidores de Google indican que sus metodologías de clasificación y algoritmos de búsqueda son injustos. Las críticas se han centrado en su las clasificaciones de Google de sus resultados de búsqueda "especializados" dañan a los competidores y si Google excluye a los competidores al limitar el accesos a las entradas de búsqueda. Al contrario que los resultados de búsqueda "generales", que proporcionan enlaces a otras páginas web, los resultados de búsquedas especializadas proporcionan respuestas directas para las consultas de los usuarios basándose en el tipo de media pertinente a la consulta, como imágenes, videos, mapas, lugares locales, productos y noticias en tiempo real.

Pero es difícil ver cómo algo que Google hace en la búsqueda y algoritmos de clasificación es injusto. Google basa sus negocios en el desarrollo de algoritmos de búsqueda y clasificación que facilitan las búsquedas para los consumidores. Google podría emplear una metodología de clasificación particular solo si ayuda a atraer y mantener a los usuarios con buscadores. Los competidores de Google hacen lo mismo, incluyendo la oferta de búsqueda especializada. Los tribunales hace tiempo que han reconocido que esta práctica es como una "ventaja salvadora competitiva" cuando todos los competidores la usan. Además, Google ha Ganado cuota de mercado, incluso a costa de sus competidores, desde sus prácticas cuestionadas, lo que no justifica una intervención antimonopolio. El juez Frank Easterbrook ha explicado que "cada práctica competitiva de éxito tiene víctimas. Cuanto más exitosa sea la nueva metodología de fabricar y distribuir un producto, más profundas serán las heridas de más víctimas". Así es la naturaleza intrínseca de la competición. Cuestionar cada una de las prácticas que producen las víctimas sería algo contraproducente.

Castigar a Google por ser el competidor de búsqueda más eficaz podría dañar a los consumidores, y con ello contradecir el objetivo reconocido de la ley antimonopolio. Los buscadores tipifican la competición dinámica – el ciclo virtuoso en el que la innovación impulsa la competitividad, que impulsa aún más el bienestar de los consumidores de cara a la mejora de la innovación. La competición dinámica en la búsqueda mejora la experiencia de los usuarios, aumentando el valor de los servicios de búsqueda para los consumidores y anunciantes. La intervención antimonopolio que podría prohibir o circunscribir las prácticas de Google podría ser prejudicial, disuadiendo así las mimas innovaciones de mejora del bienestar que han hecho de Google un competidor eficaz. Este uso de la ley antimonopolio podría debilitar la competición dinámica, ya que solo las firmas de éxito tendrían que estar preocupadas por su penalización por ser ganadoras. Los perdedores no se enfrentan a las demandas de monopolización por carecer de un producto superior, conocimiento empresarial o de los beneficios de un accidente histórico.

Bork y Sidak proporcionan las herramientas que la Chicago School suporta en relación a varias críticas de Google impulsadas por sus competidores. Rechazan la demanda de que Google es el "puerto" para Internet. Explican el mercado de dos caras para la búsqueda de Internet: Los usuarios de Internet han demandado una búsqueda libre, y los anunciantes han demandado gente que les vea. La naturaleza de dos caras de las búsquedas de Internet es crucial para conocer cómo los incentivos de Google se alinean con la promoción de una competencia y bienestar para los consumidores. La mayor fuente de ingresos de Google procede de la publicidad, y la demanda de los anunciantes depende de la demanda de los consumidores hacia Google. Esos consumidores pueden cambiar a buscadores sustitutos de forma instantánea, y con un coste cero, constriñendo la capacidad de Google y los incentivos de actuar de forma anticompetitiva. Los consumidores también pueden navegar de forma directa por cualquier buscador gracias a la arquitectura abierta de Internet.

Bork y Sidak explicaron que la clasificación de los resultados especializados de búsqueda de Google no era anticompetitiva. La búsqueda especializada de Google es una mejora del producto en la búsqueda. El suministro eficaz que necesita la innovación permite a los consumidores identificar con facilidad los resultados de búsqueda especializados. Esta innovación añade valor a la búsqueda de Google desde la perspectiva de los consumidores y los anunciantes. Las críticas de Google han intentado hacer de esta innovación una forma de ejecución – indicando que Google usa el poder del mercado en la búsqueda general para los proveedores de búsquedas verticales de ejecución (como Amazon, Yelp y Nextag) desde el mercado al clasificar sus propios resultados de búsqueda especializados de forma superior. Como tema de análisis económico, a pesar de ello, Google no cuenta con incentivos para ejecutar a los competidores frente a la búsqueda, ya que al hacer eso sería poco probable la oferta de beneficios adicionales con un coste potencial para impulsar a los consumidores. Así, FairSearch.org, una coalición de los competidores de Google que alegan que Google actúa de forma anticompetitiva, y otras críticas instan a que la Federal Trade Commission (FTC) haga que Google clasifique los resultados especializados en la misma forma en la que clasifica a otras páginas web — que podrían derrotar el objetivo de la búsqueda especializada. Para declarar esta mejora del producto como anticompetitiva habría que decir a todos los proveedores de búsquedas que las innovaciones serían sospechosas y posiblemente se les castigase.

Bork y Sidak explicaron también porqué las alegaciones de privación de búsqueda de Google frente a los competidores de escala eran incorrectas. La escala no es una entrada necesaria para competir en la búsqueda. Google no era el buscador titular, ha superado a Yahoo, al igual que Yahoo superó a otros antes. Las críticas de Google exageran la importancia de escala para ser capaces de competir en la búsqueda.

*Robert Bork ha desempeñado anteriormente cargos como procurador general, abogado general interino, juez del Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos del D.C. Circuit, y profesor de la Yale Law School. Su influyente libro, The Antitrust Paradox, argumentaba que la ley antimonopolio debería promocionar el bienestar de los consumidores. Esa vista desde entonces ha recibido el respaldo del Tribunal Supremo y de los responsables de refuerzo antimonopolio.  

**Gregory Sidak es el presidente de Criterion Economics. Es professor de Derecho y Económicas Ronald Coase de la Tilburg University y co-editor del Journal of Competition Law & Economics. El profesor Sidak cuenta con reconocimiento internacional como experto reconocido en los complicados litigios y arbitraje comercial en relación a la propiedad antimonopolio y la propiedad intelectual.

SOURCE Bork and Sidak




Custom Packages

Browse our custom packages or build your own to meet your unique communications needs.

Start today.

 

PR Newswire Membership

Fill out a PR Newswire membership form or contact us at (888) 776-0942.

Learn about PR Newswire services

Request more information about PR Newswire products and services or call us at (888) 776-0942.